Buscar

A Coruña paga los platos rotos en la desavenida familia socialista gobernante

Severo varapalo del PSOE desde el Gobierno de España a la alcaldesa de A Coruña, con riesgos para la ciudad. No hay solución para la deuda de la Autoridad Portuaria ni hay fecha para el tren a la dársena exterior de Langosteira. El exitoso modelo de Bilbao sigue lejos de extrapolarse.

A Coruña paga los platos rotos en la desavenida familia socialista gobernante
José Luis Ábalos Meco, número dos del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. / Twitter
José Luis Ábalos Meco, número dos del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. / Twitter

José Luis Gómez

Periodista. Editor de MUNDIARIO.

Para hacer política hay que saber y para sacar adelante grandes proyectos suele ser necesario buscar el consenso, empezando por el consenso interno en el partido que promueve cualquier gran iniciativa. Extrapolada esta idea tan básica a A Coruña, si su alcaldesa quiere transformar la fachada marítima de la ciudad y hacer viable el puerto con las infraestructuras adecuadas, podría ser aconsejable que una –cosa– el PSOE coruñés y después que construya buenas relaciones con el federal y, ya puestos, con el PSdeG; por si acaso.

Si la alcaldesa Inés Rey sigue con sus actuales aliados corre el riesgo de perder el sillón de María Pita, salvo que ambicione una opción cantonalista.

En ese contexto, la edil de A Coruña –del PSOE pero enfrentada al PSOE–, ha visto como el Gobierno de España la ha dejado tirada delante de sus adversarios del PP, que en el fondo se están frotando las manos, del mismo modo que otros habituados a dar el abrazo del oso.

Resultado: no hay solución para la deuda de la Autoridad Portuaria ni hay fecha para el tren a la dársena exterior de Langosteira. Casualmente, el número dos del PSOE, José Luis Ábalos Meco, es el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Bilbao, tan cerca y tan lejos

Lejos de seguir los pasos de lo que hicieron en Euskadi, donde tienen a su alcance el exitoso ejemplo de la transformación de la ría de Bilbao y de la propia capital de Vizcaya, en A Coruña quisieron empezar la casa por el tejado y se les ha caído. Lógico. Mejor será que estudien primero el terreno y después vayan colocando los pilares.

Hoy por hoy, la llave del futuro de la ciudad la tiene el Gobierno de España en áreas gestionadas por el PSOE, si bien también jugará sus bazas el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, quien controla desde hace tiempo los principales proyectos de la ciudad.


También puede interesarte:

Feijóo se pone al frente de A Coruña en propuestas y reivindicaciones

Algo importante está pasando en A Coruña

El PSOE endurece las sanciones para cargos públicos que no aporten al partido


En busca de un gran consenso

En el horizonte alguien deberá construir un consenso institucional que permita la participación de los sectores público y privado –así lo hicieron en Bilbao–, pero ese objetivo parece estar verde. Tanto, que al PP puede darle tiempo a acometer la operación reconquista de María Pita.

Salvo en Madrid, en el resto de España no hay en estos momentos ningún proyecto en marcha con tanto calado como tiene la transformación de buena parte de los muelles de A Coruña. Pero el Ayuntamiento de A Coruña, la Xunta de Galicia, Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Puertos del Estado y la Diputación de A Coruña, lejos de constituir un consorcio similar al de Bilbao, siguen a la greña. Con fuego amigo y daños colaterales.

El medioPSOE coruñés, tras la Marea

Bilbao ha demostrado que las instituciones, los organismos autónomos y el sector privado deben ir de la mano en este tipo de operaciones, sin que ninguna de las partes pueda imponer sus criterios.

Sucedió con la Marea Atlántica y se repite con el medioPSOE que gobierna ahora en María Pita. El vector resultante no puede ser más frustrante para la ciudad de A Coruña, que ha pasado de ser la vanguardia del municipalismo gallego a ser un vagón de cola y un campo de batalla donde unos y otros se pelean por no se sabe muy bien qué. @J_L_Gomez