Buscar

Contradicciones de Feijóo durante la pandemia

La gestión del presidente de la Xunta de Galicia ante la crisis de la Covid está plagada de contradicciones en su afán de hacer la contra al Gobierno de España.
Contradicciones de Feijóo durante la pandemia
Feijóo, en la crisis de la Covid-19. / P.M.
Feijóo, en la crisis de la Covid-19. / P.M.

Pilar Muiños

Profesora e investigadora.

Al presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, le gusta presumir de buen gestor. Una imagen que se ocupan de alimentar los grandes medios de comunicación de Galicia (a pesar de que los datos reales reflejen  un retroceso social y económico durante sus 11 años de mandato) y gracias a un uso partidario de la CRTVG, como llevan denunciando los propios trabajadores de la TVG cada viernes desde hace 139 semanas. Pero hemos iniciado este 2021 con algo excepcional: el gran gestor reconoce un error. Bueno, en realidad lo reconoce a medias.

El pasado 10 de enero el presidente de la Xunta manifestó que “hubiera sido mejor no hacer ninguna aproximación familiar en Navidad. Porque es obvio que los datos confirman ese error”. Y es que Galicia comienza este 2021 con  cifras récord de contagios de la pandemia en esta comunidad.

Pero no echemos las campanas al vuelo. Sería demasiado extraño que el presidente/gran gestor asumiera ese error al completo, así que al mismo tiempo argumenta que "su decisión de permitir viajes entre localidades perimetradas  y fiestas con miembros de varias unidades familiares se tomó de acuerdo a los datos que se tenía, y que fue un acuerdo que se tomó para toda España". Es más, Feijóo considera que la culpa del repunte de los contagios es de la ciudadanía que quería mantener ese contacto social, y por supuesto del gobierno central,  que llegó según sus palabras a  “obligar a autorizar reuniones de 10 allegados”. Como era de esperar, en esas declaraciones oculta que las Comunidades Autónomas tenían margen para reducir el número de personas permitidas en las reuniones navideñas

Pero aunque es la primera vez que Feijóo reconoce un error, el caso es que su gestión de la crisis de la COVID ha estado plagada de contradicciones en diferentes ámbitos. Como acabamos de ver, Feijóo opina ahora que el plan de Navidad fue un error, pero el 2 de diciembre Sanidade propone en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud  que no se limite el número de personas en los encuentros, sino que se contabilicen 2 unidades familiares y que los niños no computen. ¡Vaya!

También se equivocó sobre la vacuna, porque el 17 de noviembre Feijóo desmiente a Illa  y dice que la vacuna no llegará hasta abril. Precisamente ayer se iniciaba la revacunación de aquellas personas a las que se les administró la primera dosis el 27 de diciembre. ¡Uy!

Pero hay más. El presidente de la Xunta dijo que apoyaría limitar la movilidad nocturna siempre y cuando no se le llamara "toque de queda" aunque el 15 de enero ya era partidario de adelantar ese “toque de queda” a las 18:00. ¡Caramba, parece que el nombre ahora ya es lo de menos!

Sobre el segundo estado de alarma, el 26 de octubre Feijóo veía demoledor un estado de alarma que según él “se carga el consumo en Navidad y Semana Santa”, pero el 11 de noviembre ya apoyaba que el estado de alarma permitiera a las comunidades autónomas confinar. ¡Anda!

Y terminamos esta muestra con los datos de los contagios por concellos. El 17 de septiembre ve peligrosísimo ofrecer los datos de contagios de los ayuntamientos, pero el 9 de octubre la Xunta desglosa el número de casos Covid activos por concellos en su web. ¡Normal!

Quizás, y solo quizás, al presidente de la Xunta le convendría reconocer que nadie estaba preparado para asumir sin errores la gestión de una pandemia y no limitarse hacer política de confrontación con el gobierno central, porque las hemerotecas siempre estarán ahí para recordarle sus contradicciones. Pero en su caso al menos por lo que se ve prefiere intentar echar balones fuera y seguir con aquello de “Donde dije digo…” @mundiario