El conflicto salarial de Xustiza llega a su fin

Los funcionarios de Justicia protestan contra la oferta de la Xunta. / @visasmarr1
Los funcionarios de Justicia protestan contra la oferta de la Xunta. / @visasmarr1

USO, UGT y CC.OO. muestran su adhesión a la última oferta de la Xunta para evitar que esta acabe con la huelga tomando medidas unilaterales.

El conflicto salarial de Xustiza llega a su fin

Los sindicatos UGT, CC.OO. y el mayoritario en la Justicia gallega, SPJ-USO, hicieron pública este viernes su decisión de aceptar la última propuesta económica que la Xunta había puesto sobre la mesa, ya el pasado 26 de abril, y que los funcionarios rechazaron por un 52,8% de los votos cuando fue sometida a consulta. Esta medida, que pone fin a la faceta salarial de un conflicto que se prolonga desde el pasado 7 de febrero, responde al ultimátum que la Administración autonómica había dado a las organizaciones, cuyo plazo vencía el viernes. 

 

El resto de los sindicatos, CSIF, CUT, CIG, STAJ, todavía no han hecho públicas sus posturas, pero la respuesta de los tres que sí se han pronunciado permite evitar que la Xunta tome medidas de manera unilateral al respecto de los salarios de los funcionarios. Estas podrían haber ido desde mantener la oferta propuesta, hasta no aplicar ninguna subida salarial por quedar liberada de sus compromisos previos, según había anunciado el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, en la reunión del martes con las organizaciones.

Pese a que los sindicatos intentaron ganar más tiempo, la Administración no cedió. En concreto, las condiciones económicas aceptadas por tres de cuatro sindicatos implican un aumento que va de los 140 a los 122 euros mensuales dependiendo de los funcionarios. Esta subida se percibiría en tres anualidades: el 50% este año, el 30% en 2019 y el 20% en el 2020.

Según publica Faro de Vigo, USO alega en un comunicado que se siente obligado a dar el paso de adherirse al acuerdo en un "ejercicio de responsabilidad y sobre todo representatividad". Porque, inciden, "dejar en manos de la Xunta la posibilidad de inaplicación, suspensión o retirada de las condiciones conseguidas en el principio de acuerdo suponen un grave riesgo de pérdida de derechos para los trabajadores".

De este modo, el paro que se prolongó durante tres meses y un día, y que estaba suspendido desde el 9 de mayo, pero no desconvocado formalmente (lo cual implicaba que podía retomarse en cualquier momento), llega a su fin en la faceta salarial. Sin embargo, habrá que esperar para saber qué sucederá en el ámbito laboral. @galiciamundiari

El conflicto salarial de Xustiza llega a su fin