Buscar

Comienza el juicio por el caso de la última víctima de El Chicle

"Me dije 'intenta salir de aquí, porque como cierre el maletero, no sales más'". Dos testigos que la oyeron gritar aseguran que sorprendieron a Enrique Abuín intentando meterla en el maletero.

Comienza el juicio por el caso de la última víctima de El Chicle
Juicio contra El Chicle. / @elcorreogallego
Juicio contra El Chicle. / @elcorreogallego

Comienza el juicio contra el autor confeso de la muerte de Diana Quer por tratar de raptar y violar a otra chica. La última víctima de José Enrique Abuín Gey, alias El Chicle, asegura que el horror de aquellos "cinco o 10 minutos" en que luchó contra su agresor sigue acompañándola casi año y medio después.

En el inicio del juicio, El Chicle ha asegurado que “forcejeó” con una joven en Boiro “sólo” para robarle el teléfono móvil. No obstante, ha negado que intentase meterle a la fuerza en su coche. Además ha dicho, se encontraba el 25 de diciembre en una calle de Boiro porque se había desplazado allí para robar gasoil. Según su versión, cuando encontró un vehículo que “le interesaba” para robar combustible, aparcó su coche, un Alfa Romeo propiedad de su mujer, y se “acercó” a él. Sin embargo, no logró abrir el depósito del turismo y, cuando volvía de regreso, se topó con la joven “de frente”. “Como necesitaba dinero, le pedí el móvil. Solo fue eso, nada más. Forcejeamos y no me quiso dar el móvil, pero no recuerdo nada más”, ha dicho.

El relato del hurto de combustible es el mismo que empleó en su día para explicar cómo se produjo su encuentro con Diana Quer.

Su versión difiere de la de la víctima. La joven de Boiro a la que supuestamente trató de secuestrar ha reconocido este miércoles a El Chicle como el autor de la agresión. Además, ha asegurado que, tras interceptarla en una calle de Boiro, la amenazó con un cuchillo y la "empujó" para meterla a la fuerza en el maletero de su vehículo. "Me dije: intenta salir de aquí, porque como cierre el maletero, no sales más", ha contado ante el tribunal.

Según ha contado la víctima, en el maletero no vio ninguna garrafa destinada supuestamente a robar gasoil, aunque sí que en el fondo había colocado "algo blanco, una sábana o una toalla". El forcejeo fue escuchado por dos jóvenes que se encontraban en la zona, ha explicado la chica, y a quienes advirtió a su llegada que el agresor llevaba "un cuchillo". Con ellos fue hasta un establecimiento cercano para llamar a la Policía.

En la sala se ha reproducido en varias ocasiones un audio de Whatsapp grabado por la propia víctima durante la agresión, en el que puede escucharse su voz pidiéndole que la deje ir y a él reclamándole el teléfono e instándola a que entrase en el coche. Abuín ha dicho este miércoles que no reconoce su voz en el audio. No obstante, la grabación de voz fue sometida a pruebas por guardias civiles especializados de la Unidad Central Operativa, en Madrid, y fue identificada como la del ya por entonces único sospechoso de la desaparición de Diana Quer. La matrícula del coche, recordada a medias, también coincidía con la del Alfa Romeo gris plata, propiedad de la esposa de Abuín. @GaliciaMundiari