Buscar

La Catedral de Santiago, por primera vez desde el "realismo vectorial"

El arquitecturalismo llega a Santiago de Compostela, tras Nueva York o el Vaticano en la mirada artística de Josep Francés, uno de los estilos más personales de la figuración española.

La Catedral de Santiago, por primera vez desde el "realismo vectorial"
Obradoiro por Josep Francés
Obradoiro por Josep Francés

Firma

María Fidalgo Casares

María Fidalgo Casares

La autora, MARÍA FIDALGO CASARES, es Analista social y Crítica de arte y Literatura. Doctora en Historia por la Universidad de Sevilla, es Académica de la Historia de Andalucía y escribe en MUNDIARIO . @mundiario

La Catedral de Santiago se ha convertido en objeto de estudio y protagonista de la mirada arquitecturalista, moderna y desafiante de Josep Francés (Alzira 1959). Es la primera vez que el artista dedica una obra a Galicia.

Una obra de grandes dimensiones

La obra, de grandes dimensiones, es un óleo sobre tabla de 4 metros cuadrados, cuya enmarcación superaría los 6 metros cuadrados. Por la envergadura del proyecto, podría parecer destinado a una amplia estancia de una gran institución, sin embargo  el encargo procede de un coleccionista particular, una gallega de la diáspora que pidió específicamente al artista  la panorámica de la plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela.

La coleccionista pasó allí sus felices años universitarios que le dejaron una huella especial. En su recuerdo, solicitó a José Francés que se centrara en la fachada barroca de la catedral, que solía contemplar cuando acostumbraba a cruzar la plaza en su tránsito por la zona monumental. De ahí que el artista no eligiera para la ciudad sus deslumbrantes skylines o vistas de pájaro que dominan sus obras estructuralistas, sino que la visión fue “ a pie de calle”, incluso introduciendo figuración para que sus recuerdos fueran más vívidos, humanizar y a la vez servir de contrapunto a la gran arquitectura.  Dado el tamaño de la composición. el artista la ideó como un díptico para facilitar su traslado, con un sistema de engranaje que una vez expuesto no contempla fisuras ni particiones en la representación. 

Un estilo único: el realismo vectorial 

La grandiosa obra exhibe los rasgos únicos del estilo del artista valenciano en la órbita del estructuralismo o arquitecturalismo artístico pero que él prefiere definir como “realismo vectorial” "manera de pintar el mundo tanto animado como inanimado como si este estuviera trazado por vectores arquitectónicos" . Una arrebatadora modernidad y efectismo que combina con el puro clasicismo de la precisión en del dibujo, dominio del color  y sus matices cromáticos, magisterio en el tratamiento de los volúmenes y una construcción del espacio articulado a base de perspectivas únicas. Unas perspectivas tan singulares que desbordan el mundo real  y juegan con esferas que van construyendo un mundo paralelo, en coordenadas espaciales que, en este caso,relativizan al hombre.

En “ Plaza del Obradoiro”, su mirada del entorno es completamente original y el espacio aéreo se descompone en estructuras cúbicas que conforman e integran el cielo y las torres catedralicias y parecen desvirtuarse en su parte inferior. Sus azules característicos, siempre fríos y mistéricos, dominan en una gama casi tricromática de negros, azules y tierras. Probablemente, es una de las miradas más personales de un espacio que por su belleza y magnificencia ha sido fotografiado hasta la saciedad, de ahí su valor añadido. 

                          Josep Francés

                       "Caída al vacío"  Josep Francés 

La figuración despierta 

Hace una semana Mundiario publicaba una lista con los 10 artistas figurativos de diverso cuño que estaban rompiendo moldes en un mundo dominado por la abstracción. Entre ellos, seleccionábamos a Josep francés, por su personalidad dentro de la figuración.

El mundo del arte lleva varias décadas dominado por el mundo de la abstracción y el llamado “ arte conceptual”, en el que todo está inventado, pero persiste y ampara a falsos artistas que tienen mucho de performancistas, dinamizadores culturales y muy poco de artistas.

Los artistas de oficio, llevan navegando por el desierto de forma valiente, y luchando contra viento y marea por la defensa del arte de verdad. Francés afirmaba " El artista es aquel que se tira al vacío, esperando que el arte lo llene y le salve la vida...cada día"  El  pintor valenciano comenzó a ser conocido en Galicia en la XIIIª edición de la Mostra Internacional Gas Natural Fenosa. En ella, el ganador fue un vídeo de unos esquiadores en una ladera filmados con telobjetivo “para que parecieran hormigas”. El segundo premio, una composición de fotocopias, con planos de cárceles  ensambladas con chinchetas con una reproducción de armas requisadas a reclusos..

Sin embargo, la obra que deslumbró al público fue la de Josep Francés: un espléndido óleo de 3x 2m de la Ciudad del Vaticano, que, pese a no haber obtenido el galardón, fue considerada por todos los visitantes como la mejor obra del certamen. Afortunadamente, parece que los parámetros están cambiando y se comienza a premiar a los que siempre deberían haber sido premiados, como Francés que atesora más de 170 premios en la última década. En la actualidad su obra Underwater está  preseleccionada para el premio Lohengrín..

Selección en Lohengrín

Las exposiciones de las obras seleccionadas y ganadoras de Lohegrín  serán en:El Gran Teatre del Liceu de Barcelona, Museu Europeu d’Art Modern (MEAM) de Barcelona. En Wahnfried (Bayreuth) y en el Teatro de la Ópera de Leipzig, Alemania, Independientemente del resultado del certamen, la selección garantiza que los tiempos están cambiando..Y frente a un arte conceptual que necesita de una filosofía anexa o de una interpretación. Josep Francés considera con tino que "La pintura es una de las pocas disciplinas artísticas que no necesita ser interpretada ni traducida, a diferencia de la literatura, la canción o la poesía, no necesita intermediarios y es capaz de pasar directamente del artista al observador".

Y es que si algo está claro, es que Plaza del Obradoiro como el resto de las obras de Francés se perciben directamente como grandes obras de arte porque exhibe con creces talento, creatividad, personalidad y la excelencia técnica, conjunto de parámetros de los grandes Maestros de la pintura de todos los tiempos.