Besteiro y Formoso fracasan al intentar replicar el éxito de Rueda ante el empresariado gallego

Alfonso Rueda  (arriba) y Jose Ramón Gómez Besteiro (abajo) en sus reuniones con el empresariado gallego. / Mundiario
Alfonso Rueda (arriba) y Jose Ramón Gómez Besteiro (abajo) en sus reuniones con el empresariado gallego. / Mundiario
Cuatro días después de que Rueda lograse una foto histórica a través de un acuerdo con 30 grandes empresas, el PSdeG apenas atrajo a media docena de segundas espadas para reunirse con Formoso, Besteiro y el delegado del Gobierno: los socialistas, al ver tal fiasco a pesar de su estrategia de derechización, cambian el paso y ahora califican de “chiringuito” la sociedad mixta impulsada por la Xunta.
Besteiro y Formoso fracasan al intentar replicar el éxito de Rueda ante el empresariado gallego

El pasado 13 de noviembre, el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, reunía en una misma foto a los dirigentes de 30 empresas que sostienen más de 20.000 empleos directos y que aportan al PIB gallego casi 11.000 millones de euros anuales. Abanca, Finsa, Megasa, Copasa, Jealsa, Gadisa, Ence, Exlabesa, Aceites Abril, Profand, Grupo Nogar, Pérez Rumbao… formarán parte de la sociedad mixta Recursos de Galicia para el desarrollo de las energías renovables que pretende dejar riqueza en el territorio gallego a la vez que avanzar en la sostenibilidad.

Solo cuatro días después, el PSdeG intentó replicar esa escenificación pero se topó con que tan solo media docena de segundos espadas empresariales se prestó para acompañar en la foto a Valentín González Formoso, José Ramón Gómez Besteiro, al delegado del Gobierno en Galicia y al eurodiputado Nicolás González Casares. Ningún gran empresario gallego los acompañó.

De este modo, la cúpula del PSdeG constató el fracaso de su estrategia de buscar una derechización del partido de la mano de las élites económicas de Galicia, de modo que pocos días después se ha visto obligada a cambiar de nuevo el paso y, por boca de su candidato a la Xunta, tachar de “chiringuito” la mencionada sociedad mixta.

Al respecto, a pesar de que Formoso siempre ha sido cómodo a los intereses de las grandes empresas, en esos ámbitos "la falta de criterio económico de los dirigentes socialistas gallegos" y “la nula expectativa” que atribuyen a Besteiro para hacerse con el mando de la Xunta restó cualquier poder de convocatoria a los del puño y la rosa. “Y nadie quiere apostar a caballo perdedor”, subrayan esas mismas fuentes, “ya que todo el mundo es consciente de que, como mucho, Besteiro podría ser un vicepresidente de Ana Pontón”, la lideresa del BNG. 

A mayores, en varios ministerios tampoco agrada que se utilice al delegado del Gobierno en Galicia para actos de este tipo, sin apenas poder de convocatoria y trasladando debilidad, “porque dejan la imagen de un Gobierno de España con falta de conexión con el liderazgo empresarial gallego, cuando lo cierto es que dos vicepresidentas económicas tienen vinculaciones y reconocimiento en Galicia". @mundiario

Comentarios