Buscar

¡Ay, Portugal, por qué te quiero tanto!

España y Portugal fueron admitidos al mismo tiempo en la Unión Europea, contemplándose ya en los tratados fundacionales la eurorregión Galicia - Norte de Portugal.
¡Ay, Portugal, por qué te quiero tanto!
La cabecera de la edición GALICIA de MUNDIARIO sobre la desembocadura del río Miño, entre Galicia y Portugal. / Antonio Sangiao
La cabecera de la edición GALICIA de MUNDIARIO sobre la desembocadura del río Miño, entre Galicia y Portugal. / Antonio Sangiao

Firma

Alfonso Villagómez

Alfonso Villagómez

El autor, ALFONSO VILLAGÓMEZ, columnista de MUNDIARIO desde su fundación en 2013, es doctor en Derecho por la USC y magistrado. Fue letrado del Tribunal Constitucional y asesor del Defensor del Pueblo. También formó parte del Gabinete del Ministerio de Justicia entre los años 2004 y 2008. Fue colaborador, entre otros medios, del diario Xornal de Galicia. @mundiario

¡Ay, Portugal, por qué te quiero tanto! es la primera estrofa de una conocida canción que  entonan los estudiantes  portugueses por sus facultades universitarias. Y que tendríamos que cantar desde este lado de la frontera para aplaudir la buena gestión del Gobierno portugués en la crisis sanitaria de la Covid-19.

En las esferas internacionales que valoran los niveles de los sistemas educativos, Portugal merece el calificativo "de estrella ascendente de la educación internacional",  y en los informes PISA está al nivel  de Finlandia y Suecia.

Si la educación es la base de la ciudadanía, no hay duda de que los ciudadanos portugueses están  mejor formados y preparados para integrarse en la cultura democrática.

Muchos ignoran que Portugal es uno de los países fundadores de la Organización del Atlántico Norte más conocida como OTAN. Fuimos admitidos al mismo tiempo en la  Unión Europea, contemplándose ya en los tratados fundacionales  la eurorregión Galicia- Norte de Portugal.

En estos momentos, y a la vista de los acontecimientos, si yo fuera portugués no tendría ningún interés en compartir ideas o  instituciones políticas con España.

Nos separa un abismo. Ellos participan del orgullo de convivir en paz y del respeto por el adversario político. La sociedad española está en cambio  dividida en los apoyos y rechazos al Gobierno. Un talante cainita que  nunca ha arraigado entre nuestros vecinos portugueses. Por todo ello, y más, también yo te quiero tanto Portugal... @mundiario