Buscar

La alcaldesa Inés Rey debuta llevándose por delante principios básicos de la izquierda

La edición GALICIA de MUNDIARIO inicia hoy la publicación de una serie de tres análisis sobre la crítica situación de la Autoridad Portuaria de A Coruña. Este primer análisis es político, el segundo será un balance portuario y el tercero planteará conclusiones acompañadas de nuevos datos en materia de rentabilidad económica y deuda.

La alcaldesa Inés Rey debuta llevándose por delante principios básicos de la izquierda
Inés Rey. / @fitoferreiro
Inés Rey. / @fitoferreiro

Redacción

Análisis de @mundiario

Para elaborar estos tres informes sobre la Autoridad Portuaria de A Coruña, la Redacción de MUNDIARIO ha contado con el apoyo de académicos y expertos en la materia. En juego está una deuda importante y la capacidad del Puerto coruñés para hacerle frente.

De entrada, la deuda del puerto coruñés da pie para recordar que la derecha política española ha defendido históricamente la socialización de las pérdidas. Esto es, cuando una gestión se complica y emergen resultados negativos y se acumula la deuda privada; entonces, se trata de trasladar la responsabilidad a los poderes públicos, y que ellos sean quienes lleven a cabo el proceso de saneamiento y reestructuración. De esta forma, estamos habituados a escuchar y a leer afirmaciones como “condonación de deudas” o “liberalización de deudas”, por parte de dirigentes de la derecha económica en aquellas empresas gestionadas por ellos.

La izquierda, por su parte, ha utilizado otros principios ante situaciones económicas frágiles. Antes de adoptar una decisión, acostumbra efectuar en primer lugar “una auditoría”; para luego “exigir responsabilidades y explicaciones”, y más tarde “plantear un proceso participativo que permita revertir la situación”.

Un reto para la alcaldesa Inés Rey

Este preámbulo viene al caso cuando se analizan las deudas en las que ha incurrido y acumula, en la actualidad,  la Autoridad Portuaria de A Coruña y se observa que se han invertido los términos. Es la izquierda -PSOE y BNG, a los que se ha añadido la Marea Atlántica- la que está desempolvando y aplicando las ideas de la derecha económica, al mostrar públicamente su opción de “reclamar a la Administración del Estado la condonación de las deudas de la Autoridad Portuaria de A Coruña”. Tal comportamiento es la prueba inequívoca de una actitud contraría a sus tesis históricas, lo cual hace aconsejable una explicación por parte de la flamante alcaldesa socialista, Inés Rey, que debuta llevándose por delante principios básicos de la izquierda.

Por la vía de los hechos, el gobierno municipal del PSOE pone de manifiesto que no cree conveniente hacerse tres preguntas básicas que, a día de hoy, una parte significativa de la ciudadanía quisiera conocer y otra muy notable exige clarificar: 1) ¿Por qué se ha llegado a dicha deuda?, 2) ¿quién es el responsable del plan financiero correspondiente?; y 3) ¿quién no fue capaz de llevarlo a cabo a lo largo de su gestión?. Son tres preguntas que la izquierda -PSOE y BNG- deberían hacerse cuanto antes, máxime cuando sus responsables políticos son buenos conocedores del asunto.

Lo normal sería, en primer lugar, efectuar una auditoría de la gestión para saber si los tráficos portuarios han aumentado; si los ingresos han sido suficientes para sanear las cuentas, o si la rentabilidad obtenida es suficiente para satisfacer el principal y los intereses de las deudas contraídas. De esta manera, se sabrá exactamente hacia dónde se deben dirigir las exigencias y requerimientos pendientes.

(Continuará)