Buscar

Los alcaldes de En Marea quieren más

Xulio Ferreiro y Martiño Noriega no se conforman con gestionar sus ayuntamientos y, de tiempo en tiempo, pretenden liderar competencias que les son ajenas.

 

Los alcaldes de En Marea quieren más
Xulio Ferreiro e Martiño Noriega.
Xulio Ferreiro e Martiño Noriega.

Firma

Milagros Lara Coira

Milagros Lara Coira

Licenciada en Geografía e Historia, especialidad Biblioteconomía y Archivística, por la USC. Miembro de la Asociación de Comunicación Política de España (ACOP). Postgrado en gestión de información y community management por Asociación Española de Responsables de Comunidades Online y Social Media. Ha trabajado en medios digitales y en departamentos de comunicación y ahora ejerce como consultora y es colaboradora de MUNDIARIO.

Podría pasar desapercibido, centrados como estamos en el gabinete ministerial de Pedro Sánchez y en la sucesión de Mariano Rajoy al frente del Partido Popular. La política nacional se lleva estos días todas las páginas y tertulias pero no se debe pasar por alto la propuesta hecha por los alcaldes de los ayuntamientos de A Coruña y Santiago de Compostela de coordinar los aeropuertos de ambas ciudades desde las entidades locales.

De tanto en tanto los alcaldes de ciudades gobernadas por En Marea hacen incursiones en competencias ajenas a las de los ayuntamientos que presiden. Obsesionados por intervenir en todo tipo de asuntos, no se conforman con administrar del mejor modo posible sus responsabilidades municipales, de las que a menudo abdican buscando otros horizontes. Ellos quieren más. Quieren tomar decisiones en el transporte metropolitano, en el aéreo, en el puerto … Quieren ser protagonistas de cualquier cuestión de calado sea o no de su competencia. Anhelan extender su poder arañando competencias supramunicipales mientras con descaro invitan a las administraciones competentes a sumarse a sus propuestas.

Al igual que los de Podemos, los alcaldes de En Marea tratan de liderar asuntos más allá de los locales mediante atajos. Intentan empoderar el gobierno local y aspiran a asumir competencias no propias ni delegadas aún a riesgo de incurrir en la ejecución simultánea con otra administración pública o de poner en peligro la sostenibilidad financiera del ayuntamiento. El objetivo es crear entes supramunicipales, entidades con personalidad jurídica y financiación propias en los que ellos tendrían un papel principal. Un proceso de empoderamiento que les habilite para tomar decisiones  extramunicipales, alcanzar más poder y extender su autoridad más allá del ayuntamiento sin necesidad de tener gobernanza autonómica o nacional.

A Xulio Ferreiro y a Martiño Noriega no se les escapa que también en el transporte aéreo las competencias corresponden a la Xunta, como les recordó el presidente de la Diputación de A Coruña al declinar su participación en un ente gestor aeroportuario de sesgo local. Unos y otros saben que para lograr que la coordinación de los aeropuertos recayese en los ayuntamientos sería imprescindible el apoyo del Parlamento gallego y de la Xunta, la cual difícilmente renunciaría a su marco competencial. Aún así, Xulio Ferreiro de la mano de Martiño Noriega abandonan el Comité de Rutas de Galicia para abanderar una quimérica gestión de los aeropuertos de Alvedro y Lavacolla desde los ayuntamientos. A sabiendas de la escasa viabilidad de su propuesta, ambos alcaldes renuncian a participar en los órganos habilitados. Marginan de esta forma las ciudades que gobiernan de la toma de decisiones en asuntos que les afectan mientras pretenden crear un nuevo ente de gestión municipal en el que el ejecutivo autonómico no sería más que un actor secundario. Al fin, como ya hiciera el alcalde de A Coruña con el transporte metropolitano, los de En Marea optan una vez más por dificultar la resolución de los problemas generando confrontación frente a la deseable colaboración entre administraciones para lograr un fin común. @galiciamundiari