Buscar

El adiós a la central de Meirama, una decisión de Naturgy celebrada por los ecologistas

Naturgy prometió hace más de tres años una inversión de casi 100 millones de euros para adaptar la factoría, pero esa cuantía nunca se llegó a ejecutar. Las organizaciones ecologistas han celebrado la solicitud de cierre.

El adiós a la central de Meirama, una decisión de Naturgy celebrada por los ecologistas
Meirama, / Naturgy
Meirama, / Naturgy

Firma

Tatiana Ferrín

Tatiana Ferrín

La autora, TATIANA FERRÍN, es hispano-venezolana y tiene más de 10 años de experiencia en medios digitales. Trabajó en diarios de Caracas (Venezuela) y Miami (Florida, EE UU) y ahora escribe en MUNDIARIO, donde coordinó la edición GALICIA y el área de Política. @mundiario

Naturgy ha pedido el cierre en 2020 de la central térmica de Meirama, en A Coruña. La medida afectará a unos 180 puestos de trabajo, 77 de plantilla y un centenar de auxiliares. Para los primeros, compromete 40 recolocaciones y 37 salidas pactadas.

En 2015, la compañía prometió una inversión de casi 100 millones de euros para adaptar la factoría, pero esa cuantía nunca se llegó a ejecutar, por lo que tampoco se desarrollaron las actuaciones de renovación tecnológica, apunta El País.

Ahora ha registrado la solicitud de cierre de la planta de carbón de Meirama en el Ministerio para la Transición Ecológica, previa comunicación al Gobierno gallego. La firma asegura haber diseñado "un plan de adecuación" para los 77 trabajadores de Meirama, que "contempla la recolocación de una gran parte de ellos y salidas pactadas para el resto". En concreto, "casi 40 de los 77 empleados", dice, "seguirán vinculados a la empresa, participando en los trabajos de desmantelamiento o siendo ubicados en otras unidades de la compañía". El resto de trabajadores "se desvincularán de la compañía a través de salidas pactadas".

Además, afirma, propondrá a las empresas auxiliares de la comarca "continuar trabajando para los nuevos proyectos renovables de Naturgy que sustituirán a la térmica". "Naturgy hará lo posible por favorecer su contratación para acometer los trabajos de cierre y desmantelamiento de la planta, así como para el desarrollo del plan alternativo", indica.

En ese sentido, Naturgy ha anunciado para Meirama un plan por el cual prevé invertir unos 80 millones de euros en un parque eólico y en un centro avanzado de gas renovable. En el comunicado, compromete además una iniciativa "para atraer nuevos proyectos industriales" al emplazamiento de Meirama, "en colaboración con la Xunta de Galicia".

Según argumenta la empresa, son "las políticas energéticas impulsadas por Europa y España, junto al actual contexto de mercado y regulatorio", los que "no permiten la viabilidad económica de las centrales de generación con carbón". En concreto, el plan "alternativo" que la empresa anuncia para "la zona" es uno en el que "ya se está trabajando" y que "constará de la construcción de un parque eólico adicional en Meirama", con una potencia que fija en unos 65 megavatios.

La energética precisa también que está realizando "un estudio de viabilidad para poner en marcha" el mencionado centro de gas renovable, a partir de residuos ganaderos y orgánicos industriales (residuos pesqueros, conserveros, lácteos, etcétera).

Tras conocerse la noticia, organizaciones ecologistas han celebrado este miércoles la solicitud de cierre por parte de Naturgy de la central térmica de Meirama, en Cerceda. "Las eléctricas deben involucrarse de forma proactiva en la generación de nuevos empleos sostenibles en las zonas afectadas", considera Greenpeace. A su juicio, "una planificación con fechas de abandono de los combustibles fósiles es esencial para que la transición sea justa y aceptada".

El pasado noviembre, activistas de Greenpeace pintaron un mural de grandes dimensiones en la central térmica que califican como la "más contaminante" de Naturgy, Meirama, para reclamar su cierre. Antes del inicio de la cumbre internacional del clima las diferentes organizaciones que conforman 'Un Futuro Sin Carbón' se movilizaron por toda España, incluyendo todas las comunidades autónomas donde aún hay centrales térmicas de carbón para pedir su cierre.

Por su parte, la Plataforma Galiza, un futuro sen carbón celebra el anuncio, "un importante avance en la transición hacia un sistema energético 100 % renovable, cada vez más urgente ante la situación de emergencia climática global". A juicio de la plataforma, es preciso "acompañar el cierre de medidas justas para los trabajadores afectados por la clausura de una de las industrias más contaminantes". @GaliciaMundiari