Buscar

MUNDIARIO

Twitter no permitirá los anuncios políticos pagados

Según el consejero delegado de la empresa, esta medida servirá para crear un vínculo más transparente entre los usuarios y el contenido propagandístico, que emiten movimientos políticos y candidatos. 
Twitter no permitirá los anuncios políticos pagados
Símbolo de Twitter. / Pixabay
Símbolo de Twitter. / Pixabay

Firma

Rafael Adolfo Vásquez

Rafael Adolfo Vásquez

El autor, RAFAEL ADOLFO VÁSQUEZ, es periodista, creador de contenidos multimedia, editor audiovisual y Community Manager. @mundiario

El CEO de Twitter, Jack Dorsey anunció que desde ahora esta red social no permitirá anuncios pagos de contenido político que provengan de partidos o candidatos. De ahora en adelante, esta plataforma pretende que esos mensajes se ganen la aceptación de los usuarios, sin la influencia de los algoritmos que lo hagan más visibles.

"Pagar por llegar más lejos elimina esta decisión, forzando mensajes políticos muy dirigidos y segmentados. Creemos que esta decisión no tiene que estar influida por el dinero", ha anunciado en un hilo en Twitter.

Las palabras del directivo irían en dirección a evitar una contradicción ética y moral dentro de la compañía y la percepción que puedan tener los usuarios: " no es creíble que digamos: Estamos trabajando duro para parar a la gente que usa nuestros sistemas para diseminar información engañosa pero si alguien nos paga para que forcemos a la gente a ver nuestro anuncio político... bueno... entonces pueden decir lo que quieran", escribe.

Este anuncio hecho por Dorsey pone sobre el escenario un nuevo panorama a partir del 22 de noviembre, fecha en la que se comenzará a poner en marcha esta iniciativa que será aplicada en la campaña presidencial del 2020 que decidirá si Donald Trump continuará en la Casa Blanca. 

Asimismo el CEO de Twitter hizo un llamado para que se regule la publicidad en el ámbito político y dijo que solo admitirán publicidad para acudir a votar o a registrarse electoralmente.

Twitter al igual que Facebook, sufrió un grave daño en su credibilidad  después de verse envuelta en el ecándalo de Cambridge Analytica pero también con la proliferación de noticias falsas, difusión de propaganda terrorista, delitos de odio entre otras irregularidades que llamaron la atención de la Comisión Europea, que exige por parte de los gigantes tecnológicos más control, mediante la aplicación de buenas prácticas para combatir desinformación. @mundiario