Buscar

MUNDIARIO

Repsol emite 1.500 millones de euros en deuda con una alta demanda financiera

La empresa espera fortalecer la estructura financiera de la compañía. No obstante, al finalizar el primer trimestre del año disponía de una liquidez superior a 8.000 millones de euros.
Repsol emite 1.500 millones de euros en deuda con una alta demanda financiera
Sede de Repsol en Madrid, España / Reuters.
Sede de Repsol en Madrid, España / Reuters.

La gran transnacional que controla el monopolio privado del negocio petrolero en Europa no ha salido del todo bien parada de la crisis del coronavirus. Su objetivo es recapitalizarse debido a que el colapso de la demanda de la energía que mueve al mundo y a la economía global, el petróleo, generó importantes contracciones en los flujos de capital y dividendos de la compañía española durante el primer trimestre de 2020. Repsol apela a la deuda como su salvavidas.

Y es que la multinacional ha cerrado este martes unas elevadas emisiones de deuda subordinada o pagaderas a 6 y 8,5 años con las que ha captado 1.500 millones de euros para reforzar su solidez financiera, para las que la demanda ha alcanzado 12.000 millones de euros.

Esta movida implica que ambas emisiones están respaldadas por los activos de la compañía, que espera una captación de dividendos lo suficientemente voluminosa como para saldar esos compromisos sin afectar el flujo de caja de Repsol.

El interés de los inversores por la emisión ha permitido a la petrolera rebajar el interés inicialmente previsto, que para la de 6 años era del 5,125% y ha quedado en el 3,75%; a 8,5 años, se han colocado 750 millones de euros al 4,25 % frente al 4,5 % anunciado, según reseñó la agencia EFE.

Por lo tanto, la empresa decidió renegociar las condiciones del préstamo y ganó la ventajosa posición de bajar los intereses para no tener que apalancar más su presupuesto a inversiones con créditos de otros mercados y así no generar una burbuja de deuda interna.  

La emisión se ha anunciado en un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el mismo día que Repsol ha lanzado una oferta de compra a los tenedores de una emisión de deuda subordinada perpetua de 1.000 millones de euros, con vencimiento en marzo de 2021, a un precio del 101,2 % del nominal.

Repsol informó que amortizará toda la emisión de 2015 y que vencía en marzo de 2021 si obtiene el 80% de respaldo en la operación, cuyo plazo de aceptación finaliza el 9 de junio. Entonces, la compañía hará un importante abono que le quitaría presión a la cadena de deuda acumulada en un eventual escenario de reestructuración de la deuda a largo plazo.

Es así como Repsol espera fortalecer la estructura financiera de la compañía. No obstante, al finalizar el primer trimestre del año disponía de una liquidez superior a 8.000 millones de euros, que cubre sus vencimientos de deuda hasta 2024 incluido. Espera incrementar esa liquidez mediante el financiamiento destinado a la operatividad de gran escala a medida que se recupera lentamente el mercado petrolero global.

El pasado mes de abril la compañía colocó una emisión de bonos de 1.500 millones de euros, dividida en dos tramos de 750 millones, uno con vencimiento a cinco años y el otro a diez, a un interés del 2 % y del 2,625 %, respectivamente. @mundiario