Nuevo movimiento en la lucha por el control de Dia

Supermercado Dia. / Expansión
Supermercado Dia. / Expansión

Los accionistas de la empresa tendrán que elegir el miércoles entre el plan del consejo y el del inversor ruso Fridman para afrontar el futuro de una compañía actualmente en causa de disolución.

Nuevo movimiento en la lucha por el control de Dia

Dia ha llegado a un acuerdo con sus acreedores para modificar sus actuales líneas de financiación sindicadas, que ascienden a un máximo de 912 millones de euros. El principal cambio es la extensión del vencimiento de la financiación sindicada hasta marzo de 2023 (desde mayo de 2019), una mejora condicionada a que la junta apruebe el miércoles la ampliación de 600 millones asegurada por Morgan Stanley.

Según recoge Expansión, entre los términos y condiciones que Dia se compromete a cumplir, destaca la obligación de registrar un resultado de explotación antes de amortizaciones (ebitda) "igual o superior" a 174 millones de euros en 2019 y en el periodo de 12 meses que concluye el 30 de junio de 2020. El grupo registró un ebitda de 246 millones en 2018, un 47,8% menos que en 2017.

También deberá proceder a la amortización anticipada de la financiación sindicada existente no más tarde del 21 de abril de 2021 por venta de activos no estratégicos (entre ellos Max Descuento y Clarel) "por importe no inferior a 100 millones de euros" y refinanciar los bonos existentes con vencimiento en 2021 "de forma que se extienda el mismo a una fecha no anterior al 1 de enero de 2023".

Por otro lado, Dia deberá transferir un número de establecimientos comerciales que representen al menos el 60 % del ebitda restringido a una filial operativa participada indirectamente al 100 % por la compañía. El plazo para que la junta de accionistas apruebe la operación es el próximo 15 de agosto y debe estar cerrada a 31 de diciembre de 2019.

Los accionistas de Dia tendrán que elegir el miércoles entre el plan del consejo y el del inversor ruso Fridman para afrontar el futuro de una compañía actualmente en causa de disolución. Letterone, controlada por Fridman y primer accionista del grupo con un 29,01 % de su capital, propone una opa sobre el resto del capital a 0,67 euros por acción que valora Dia en 414 millones, una ampliación de capital de 500 millones asegurada por el propio fondo y un plan de crecimiento para los próximos cinco años. En cambio, el consejo de administración de Dia propone reducir el capital de Dia y, acto seguido, ampliarlo en 600 millones de euros para sacar al grupo de causa de disolución, tras los 352 millones que perdió en 2018. @mundiario

Nuevo movimiento en la lucha por el control de Dia
Comentarios