Buscar

MUNDIARIO

Cuatro grandes empresas que desaparecieron sin dejar el más mínimo rastro

Dominaban sus mercados y un día, sin previo aviso y por distintos motivos, se declararon en quiebra y nunca han vuelto a resurgir.

Cuatro grandes empresas que desaparecieron sin dejar el más mínimo rastro
Aeronave de Pan Am.
Aeronave de Pan Am.

Ya sea porque la competencia era insuperable o por la falta de tino al innovar y adaptarse a las nuevas tendencias, hay bastantes empresas que dejaron de desaparecer, literalmente, de la noche a la mañana. A continuación, tres empresas que quebraron sin apenas avisar y que probablemente muchos habían olvidado:

1. Sony Ericson (Celulares)

La marca sueca fue durante muchos años una de las más respetables de su sector, pero la irrupción de los teléfonos inteligentes la hizo pedazos. Así se extinguió una compañía que entre 2001 y 2007 vendió más de 100 millones de teléfonos móviles. En su momento llegó a ser la número cinco del mercado mundial.

2. Kodak

Su nombre era sinónimo de fotografía en absolutamente todo el mundo. La empresa alemana fue fundada en 1889 y durante más de un siglo lideró la producción y comercialización de productos fotográficos. Su catálogo iba desde cámaras de última tecnología para lo conocido hace 10 años, a grandes exhibiciones y eventos para fotógrafos profesionales en todo el planeta. Lo específico de su público objetivo hizo que su quiebra en 2010, cuando sus acciones se desplomaron casi por completo, se diera en silencio.

3. Siemens Mobile

Otra empresa alemana venida a menos. Esta compañía multifunciones produjo su primer teléfono móvil en 1985, con lo que empezó su rama Siemens Mobile. Pese a la buena reputación de sus dispositivos, el software con que éstos operaban lastró las ventas y la popularidad. En 2005, BenQ se hizo con la sucursal, aunque realmente esto solo extendió la agonía y nada más.

4. Pan Am

Esta marca va a sonar muy familiar para los fanáticos de Leonardo Dicaprio. En su película Catch me if you can (Atrápame si puedes en español), el actor interpreta a un estafador que entre sus tantas artimañas, finje ser un piloto de Pan Am, una próspera aerolínea que operó entre 1921 y 1991. Fue una de las empresas que más contribuyó para la estandarización y desarrollo de las aerolíneas de pasajeros. No obstante, un atentado terrorista en 1988, cuando un grupo de terroristas armados estrelló una nave en Escocia matando a todos los ocupantes, lastró sin retorno la imagen de Pan Am. La Aerolínea dejó de existir definitivamente el 4 de diciembre de 1991, incapaz de levantarse de aquel suceso y de la subida de los precios del crudo en el mismo año. @mundiario