Buscar

MUNDIARIO

General Motors: Terminó la huelga que tenía en vilo a los Estados Unidos

Después de cuarenta sin actividades, la compañía norteamericana con sede en Detroit habría perdido alrededor de 2.000 millones de dólares. 
General Motors: Terminó la huelga que tenía en vilo a los Estados Unidos
General Motors. / RR SS.
General Motors. / RR SS.

Firma

Rafael Adolfo Vásquez

Rafael Adolfo Vásquez

El autor, RAFAEL ADOLFO VÁSQUEZ, es periodista, creador de contenidos multimedia, editor audiovisual y Community Manager. @mundiario

La segunda huelga más larga que ha vivido los Estados Unidos en los últimos cincuenta años ha llegado a su fin. Los empleados de General Motors afiliados al poderoso sindicato United Auto Workers lograron su cometido, y firmaron un nuevo convenio laboral que será válido para los próximos cuatro años. 

Atrás quedaron 40 días de presiones y acusaciones entre las partes involucradas, que han dejado más de 2.000 millones de dólares en pérdidas para la empresa pero ahora, casi 50.000 trabajadores volverán a sus puestos después de iniciar un paro de actividades el 16 de septiembre, que obligó a GM a suspender la producción de piezas y partes no solo en suelo estadounidense, si no además en 30 fábricas ubicadas en México y Canadá.  

La fumata blanca comenzó a gestarse el pasado 16 de octubre, pero faltaba la ratificación por parte de los agremiados. Cada una de las fábricas en la unión americana tuvieron que votar. El plazo para emitir los votos expiraba según El País con el cierre de Wall Street y consiguió aprobarse gracias al 60 por ciento de respaldo. 

No todo ha sido positivo para llegar a este acuerdo. El mismo medio de comunicación detalla que a cambio del nuevo convenio el sindicato tuvo que dar su brazo a torcer en varios puntos, entre ellos el cierre de las fábricas de Lordsown (Ohio), Baltimore (Maryland) y Warren (Michigan). Asimismo fuentes cercanas a las negociaciones aseguran que además parará sus actividades un centro de distribución en California. 

Entretanto General Motors se comprometió a crear 9.000 nuevas plazas de trabajo a través de la inversión de más de 7.000 millones de dólares en proyectos para producir coches eléctricos. La firma de Detroit presentará ante su grupo de inversores un informe final sobre las pérdidas generadas durante la huelga y un plan de actividades que debería indicar cómo se recuperará la producción perdida en estas más de cuatro semanas. @mundiario

Los empleados afiliados al poderoso sindicato United Auto Workers de los Estados Unidos comenzaron una huelga el pasado 15 septiembre ejerciendo presión, para conseguir un nuevo convenio laboral para los próximos cuatro años. Después de muchas acusaciones tanto del gremio como de la dirección de General 

Desde el domingo 15 de septiembre General Motors podría empezar a sentir los efectos de la primera huelga de trabajadores en doce años, luego que se venciera el convenio colectivo que estaba vigente desde el 2015 y que no se llegara a un acuerdo para renovarlo.

En total unos 48.000 trabajadores afiliados al sindicato United Auto Workers (UAW) que se encuentran en todo el territorio estadounidense, llegaron a esta decisión luego que no sellaran un acuerdo con la empresa en materia de salarios, beneficios de salud, en el estatuto de los trabajadores temporales y seguridad laboral.

"Nuestros miembros se han pronunciado; hemos decidido actuar, y esta es una decisión que no tomamos en forma ligera"  comentó Ted Krumm presidente del comité nacional de negociación del UAW, mientras tanto el vicepresidente del mismo organismo, Terry Dites agregó "que defenderán a sus compañeros de General Motors en estos momentos cuando más nos necesitan. Ahora estamos unidos y solidarios" agregó.

Por su parte GM dijo en un comunicado que presentaron "una potente oferta" en las negociaciones, pero que esta fue rechazada por el sindicato. También indicaron sentirse decepcionados "que los líderes de la UAW hayan elegido atacar a medianoche porque en su criterio "hemos negociado de buena fe y con un sentido de urgencia".

Según The Washington Post, GM ofreció crear más de 5.400 empleos e invertir más de 7.000 millones de dólares para mejorar los servicios de salud aunque las mayores trabajas estarían también centradas en evitar el cierre de las plantas de ensamblaje de coches en Ohio y Michigan.

Aunque se trata de la empresa número uno del mercado en la unión americana, esta huelga llega en el peor momento según informa EFE, porque este año las ventas han sido menores pero los gastos han aumentado en gran medida por los costos de producción de las nuevas líneas de coches eléctricos y también por el control de emisiones. @mundiario