El curioso caso de GoPro: auge y caída de la famosa empresa de cámaras extremas

GoPro Hero Black.
GoPro Hero Black.

Una de las compañías más icónicas del mundo de las cámaras en los últimos tiempos y que tuvo uno de los mayores crecimientos en la década del 2010 al 2020, hoy en día casi pasa desapercibida.

El curioso caso de GoPro: auge y caída de la famosa empresa de cámaras extremas

GoPro es una famosa empresa fabricante de cámaras utilitarias para la grabación y fotografía, reconocida principalmente en la práctica de deportes extremos, como el surf, snowboard, entre otros. Fundada en el año 2002 por Nick Woodman, en California, Estados Unidos, tuvo un gran auge en el que cada acción llegó a cotizarse en 24 dólares en Wall Street y así creció hasta un 30% durante años, hasta llegar a mediados del 2015, cuando llegó la caída: cada acción llegó a 7 dólares y, así, la firma quedó rezagada en el top de marcas con mayor crecimiento en el mundo.

Desde la década de los 90, el fundador de GoPro, y fanático del surf, practicaba este deporte en las aguas cálidas de California, en su país natal. Viendo la necesidad de poder tomar fotografías sobre la tabla de surf, comenzó a diseñar brazaletes con los que pudiera sujetar su cámara digital y tomar mejores imágenes de él y sus amigos sobre las olas.

Esta necesidad llevó a Woodman a seguir innovando hasta dar con el diseño final de las cámaras GoPro y así fundar la empresa con una suma de capital que le otorgó su padre. La compañía arrancó con un éxito limitado al principio, pero luego de unos años, por ahí en el 2007, la empresa comenzó a generar rentabilidad y popularidad año tras año, al hacer marketing con empresas como Red Bull. En el 2014 decidieron lanzarla a la bolsa de valores, donde rápidamente se disparó su valor, llegando a estar valorada en más de 2.250 millones y en 1.300 millones de dólares la de su fundador.

Malas decisiones de Woodman

Entonces... ¿qué paso? 

Nick Woodman, un joven humilde que pasó a ser un multimillonario a los 38 años de edad, comenzó a vivir la vida que nunca había tenido. Adquirió yates, mansiones, aviones privados (todo valorado en millones de dólares), autos y ropa de lujo. Además, donaba dinero por doquier, lo que llevó a varios de los accionistas a vender las acciones, a levantar miedo en los mercados y ha sellar el destino de la empresa.

Nick Woodman CEO de GoPro. /  Twitter @GoPro.
Nick Woodman, CEO de GoPro. / Twitter @GoPro.

Productos de mala calidad 

Para finales del año 2016, y tras meses de fuertes campañas publicitarias, la empresa sacó al público dos productos que, según ellos mismos, revolucionarían el mercado: el dron Karma y la GoPro Hero 5. Para desdicha de Woodman, ambos fueron un total fracaso: el dron se apagaba en el aire sin ninguna razón, lo que generaba que al caer se destruyera el artefacto; mientras que la GoPro Hero 5, por su parte, era más publicidad que otra cosa. Ofrecía la misma tecnología de productos anteriores con otra presentación y de peor calidad. Cuando comenzaron las quejas de los usuarios, la empresa comenzó a perder más y más su valor, llegando cotizarse cada acción en 9 dólares.

Ya para marzo del año 2017, las acciones de la compañía alcanzaron los niveles más bajos desde su salida a la bolsa, con una caída que llevó a la empresa a cotizarse en 7 dólares cada día. 



 

Woodman: “Es hora de revisarnos”

Todo este movimiento llevó al magnate a perder parte de su fortuna: en un abrir y cerrar de ojos, su patrimonio pasó de 1.300 millones de dólares a 300 millones, que mantiene hasta el día de hoy. 

Nick, para el año 2020, preocupado por cómo sus sueños se iban a la banca rota, comenzó a reconsiderar todo lo que estaba haciendo y se propuso innovar, mejorar la calidad y madurar en su estilo de vida para generar confianza y atraer nuevos inversores.

Woodman tuvo que tomar decisiones drásticas, desprenderse de muchas de sus excéntricas compras, reinvertir parte de su patrimonio en la empresa, recalcular sus gastos, el tamaño de su nomina y poner el foco en proyectos dentro de la compañía que no iban ni estaban siendo rentables.

Mujer buceando con una GoPro Hero 10. / IG @gopro
Mujer buceando con una GoPro Hero 10. / IG @gopro

Este tipo de movidas y decisiones fueron el motor de cambio, el salvavidas que GoPro necesitaba. Así, ya para el año 2021, las acciones de la empresa lograron levantar cabeza y pasaron a rondar los 8 - 8,92 dólares, desde ese entonces la empresa no ha generado pérdidas.

La promesa de Nick Woodman es que habrá GoPro por muchos años más. @mundiario

El curioso caso de GoPro: auge y caída de la famosa empresa de cámaras extremas
Comentarios