Buscar

MUNDIARIO

La encuesta trimestral del INE refleja que el mercado laboral va en picado

El estudio difundido este jueves refleja las estadísticas más bajas en los últimos años incluso en el trimestre del verano, algo prácticamente inaudito.
La encuesta trimestral del INE refleja que el mercado laboral va en picado
Oficina de empleo. / RRSS
Oficina de empleo. / RRSS

El mercado laboral sigue su caída libre en España. De acuerdo a la encuesta trimestral del INE, difundida este mismo jueves, durante el verano había hasta 69.400 personas más con empleo, una caída del paro de 16.200 personas. Los datos van contra lo establecido en la primera fase, aunque son también las cifras más bajas en los últimos siete años, justo cuando el país atravesaba una dura recesión. Como sea, la tasa de paro igualmente bajó y se quedó en un 13,9%, la más baja que se tiene registrada en 11 años.

El empleo es el principal indicador de este abrupto frenazo en el mercado en cuestión. En apenas un año se han creado 346.300 empleos nuevos, por lo que la cifra de ocupados llega a los 19,9 millones. Esto representa un aumento del 1,77% en apenas un año, el porcentaje más bajo desde que la recuperación tomó impulso en 2014.

En paralelo, el paro deja al descubierto la desaceleración del mercado. Los 3,2 millones de parados que tiene registrado el INE son 16.200 menos que en el trimestre anterior, aunque en 2018 la reducción fue de 10 veces más. La comparación anual de igualmente refleja un frenazo ciertamente considerable en la reducción de los desempleados, pues ha sido de 3,36% en un año; en la primavera, en cambio, la cifra subía al 7,46% y en inverno en 11,6%.

Sin embargo, hay que tener en consideración que la evolución del paro está supeditada a lo que sucede en la población activa (personas que por grupo etáreo están en disposición de tener empleo o están ya empleadas) y no solo por la cantidad de posiciones disponibles. En los últimos trimestres, el número de personas que se han unido al mercado (dígase jóvenes, inmigrantes o personas que están de vuelta en búsqueda de un trabajo) ha subido en el último año hasta los 234.700 y apenas entre julio y septiembre fue de 53.200. Cuando esto acontece, la reducción del paro se incremente pese a que hay más personas empleadas, puesto que cada puesto nuevo ocupado no va de la mano forzosamente con un desmpleado menos, explica El País.

El trimestre correspondiente al verano usualmente es bueno para este mercado, aunque no tanto como el anterior. Las contrataciones hechas en ese trimestre suelen ser a largo plazo. En cambio, en verano, por ser plazas creadas para atender la época cúspide de turismo, la mayoría de plazas expiran al iniciar septiembre.

Pese a que el tercer trimestre usualmente es muy bueno, este año la desaceleración económica ha resaltado. La afiliación a la Seguridad Social ha señalado, de hecho, a la caída de empleo entre trimestres, algo casi inaudito. En cambio, las previsiones de varios analistas apuntaba a una caída leve del paro y una subida del empleo, cierra el medio ya citado. @mundiario