El coronavirus paraliza los ensamblajes en las fábricas de Seat, Renault y Nissan

Una planta de Nissan. / Mundiario
Una planta de Nissan en España / Diario Expansión.
La crisis del coronavirus se está esparciendo sobre el sector de la automoción con la misma crudeza y celeridad que en el resto de sectores
El coronavirus paraliza los ensamblajes en las fábricas de Seat, Renault y Nissan

La industria automotriz es otro de los eslabones de la cadena que más se ha visto afectado y golpeado desde dos flancos: la pandemia de coronavirus y la guerra del petróleo desatada por el pánico de los mercados al Covid-19. Al no haber demanda de petróleo por la caída en la movilidad humana y urbana para abastecer los parques automotores de las naciones con combustible, también se contrae la producción de vehículos por la reducción en la circulación, la actividad laboral y la misma pérdida de fuerza de mano de obra en las plantas de ensamblaje de las principales compañías que encienden coches y los ponen a andar en el mercado español, europeo y latinoamericano, los mayores mercados de los fabricantes europeos.

Y es que la planta de Nissan en la Zona Franca ha parado este mediodía. Las dos fábricas de Renault en Palencia y Valladolid lo harán el lunes y el martes. Y la de Seat en Martorell (Barcelona) tampoco reiniciará su actividad el lunes, en este caso por tiempo indefinido. De esta forma, se iniciar un ciclo de recesión laboral e industrial en esas compañías automotrices que abastecen una buena parte del tránsito vehicular español y europeo.

La crisis del coronavirus se está esparciendo sobre el sector de la automoción con la misma crudeza y celeridad que en el resto de sectores, aunque en este convergen dos factores: el colapso de la cadena de suministro y la incertidumbre sobre cómo reaccionará cuando la economía remonte, pues así como el coronavirus ha llegado a su pico máximo de propagación en China, lo hará en Europa y América (en ese orden), lo cual después generará el efecto dominó y proporcional de frenar la curva descendente de los capitales en la economía mundial para luego repuntar y volver a hacer flotar los mercados.

China, el primer país que sufrió la Covid-19 sufrió el pasado mes un desplome de sus ventas de coches del 80%, tomando en cuenta que el gigante asiático es el segundo mayor exportador de vehículos y piezas automotrices hacia todo el planeta. 

De momento, la paralización de esas cuatro plantas de producción se realizará sin presentación de expedientes de regulación de empleo (ERE) y correrán a cargo de la flexibilización que contemplan los convenios colectivos, situación que al menos no genera incertidumbre en la nómina de empleados, como sí ocurrió con la aerolínea española Iberia.

Pero tanto Nissan como Seat plantean la próxima semana abrir la negociación de regulaciones de empleo temporales, que se sumarán a la que ya tienen otros grupos, como Iveco, o el que plantea también Mercedes para su planta en el País Vasco, aunque esos procesos de negociación se podrían ver truncados por las posiciones y exigencias que pongan sobre la mesa los sindicatos y patronales del sector. @mundiario

El coronavirus paraliza los ensamblajes en las fábricas de Seat, Renault y Nissan
Comentarios