Buscar

MUNDIARIO

Cierra el club que frecuentaba a diario uno de los hombres más ricos del mundo

El hasta ahora presidente del Club Financiero Atlántico reconoce que hubo conversaciones con socios para intentar salvar la entidad, pero negó que las hubiera con Amancio Ortega, quien desayunaba en el club todos los días desde su apertura.
Cierra el club que frecuentaba a diario uno de los hombres más ricos del mundo
Club Financiero Atlántico. / Mundiario
Club Financiero Atlántico. / Mundiario

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

Cierra el club donde uno de los hombres más ricos del mundo llevaba veinte años desayunando y reuniéndose con sus amigos de lunes a viernes. Se trata del Club Financiero Atlántico de A Coruña y de Amancio Ortega, el propietario de Inditex, la matriz de la cadena Zara.

El hasta ahora presidente del Club Financiero Atlántico, Mariano Gómez-Ulla, reconoció que hubo conversaciones con socios para intentar salvar la entidad, pero negó que las hubiera con Amancio Ortega, quien desayunaba en el club todos los días desde su apertura. De hecho, el fundador de Inditex era un incondicional de las instalaciones, donde departía durante horas con sus amigos. Ahora se le ve en el Náutico de A Coruña.

Amancio Ortega. / RR SS

Amancio Ortega. / RR SS

Según Gómez-Ulla, el cierre de este club creado en 1989 es "inminente" y trae consigo el despido de sus 21 trabajadores tras la apertura del concurso de acreedores con el que se pretende su liquidación.

El abogado Rafael González del Río cifra en 300.000 euros la deuda que soportaba al inicio del concurso. Según informa también el diario La Opinión, este letrado descartó que la causa del cierre sean las desavenencias con la sociedad propietaria de la sede del club, que se negó a renovar el contrato.

Gómez-Ulla también recordó que cuando accedió a la presidencia del Club Financiero, hace cinco años, se encontró una "situación económica muy deteriorada" y que los problemas comenzaron al tener que hacerse cargo de la plantilla de la empresa Remocsa, que explotaba las instalaciones, cuando entró en concurso de acreedores. @mundiario