Carsten Moser: “En Claro Sol queremos seguir la tradición marcada por Kurt Hegerich"

Carsten Moser. / Mundiario
Carsten Moser. / Mundiario

El vicepresidente ejecutivo de la empresa se refiere a la pasión por el trabajo bien hecho y la innovación continuada de sus servicios.

Carsten Moser: “En Claro Sol queremos seguir la tradición marcada por Kurt Hegerich"

En la revista En Confianza, rediseñada este mes de marzo, Carsten Moser, vicepresidente ejecutivo de Claro Sol, comenta los cambios en el organigrama de la empresa tras el fallecimiento de su fundador, Kurt Hegerich.

– ¿Cómo emprende la compañía esta nueva etapa tras el fallecimiento de Kurt Hegerich? ¿Qué cambios se han hecho en el organigrama del grupo?

– El fallecimiento de Kurt Hegerich, fundador y presidente durante casi 50 años de Claro Sol, ha supuesto una gran pérdida para el grupo. No solo por lo que su labor de pionero de la limpieza mecanizada ha sig­nificado para el sector en España, también por su espíritu emprendedor que le llevó a fundar delegaciones en todo el país e incorporar nuevas áreas de servicios como logística, mantenimiento integral, servicios auxiliares y Facility Management, entendi­do como soporte a los clientes para todo lo relativo a la gestión y el funcionamiento de sus instalaciones. Fue premiado con importantes distinciones nacionales e internacionales, como reconocimiento a su excelencia profesional. Asume las funciones de presidenta su viu­da y heredera Iris Hegerich, desde siempre consejera de Claro Sol y con vínculos muy estrechos con la compañía. Dadas sus múltiples ocupaciones empresariales en Alemania, me ha nombrado vicepresiden­te ejecutivo del grupo, con la misión de liderar el desarrollo del grupo que cuenta actualmente con la confianza de medio millar de clientes. Son los únicos cambios en el organigrama: seguirán en sus pues­tos la presidenta y los consejeros Joaquín Gay de Montillá, Máximo Buch y Guillermo Frühbeck, así como el director general Ja­vier Díaz Barceló, que cuenta con nuestra total confianza y apoyo.

– ¿Cuáles son los principales retos a medio plazo para la compañía?

– Como todas las compañías del país, primero tenemos la misión de recuperar la normalidad empresarial, muy dañada por el coronavirus. Cuando nuestros clientes retomen sus actividades a los niveles de antes de la pandemia, estaremos a su lado para prestarles los servicios de siempre y ofrecerles cualquier apoyo adicional que necesiten, desde desinfecciones has­ta Facility Management. A medio plazo, queremos seguir la tradición marcada por Kurt Hegerich: la pasión por el trabajo bien hecho y la innovación continuada de nuestros servicios. Porque así honraremos su frase favorita, lema de la empresa: “No queremos ser los más grandes, sino los mejores”. Manteniendo la confianza de los clientes actuales, así como ganando la de nuevas empresas e instituciones.

– En su opinión, ¿qué labor está llevando a cabo el sector de la limpieza profesional en el marco de la covid-19?

– El año pasado pudimos detectar el gran reconocimiento por parte de toda la sociedad por la labor primordial que ha desarrollado el sector de la limpieza. Sus profesionales han estado en la primera línea de riesgo y han cumplido hasta el agotamiento con las misiones encomen­dadas, demostrando así el alto grado de compromiso del sector. Ha habido una mayor deman­da para servicios como la desinfec­ción de edificios e instalaciones, que por ejemplo Claro Sol y su aliado “Counterfog” fueron capaces de satisfacer con éxito. También durante la nevada hace un par de semanas nos en­contramos con enormes retos, lo que llevó a un cliente a escribirnos: “Es un placer ponerme en contacto con vosotros para trasladaros nuestro agradecimiento en las tareas de limpieza que llevasteis a cabo durante la nevada Filomena. Apreciamos vuestro esfuerzo, entrega y colaboración. Es un placer saber que cuando os necesi­tamos estáis dispuestos a lo que nuestra compañía necesita. Sabemos y somos conscientes del gran esfuerzo humano que realizasteis para que pudiéramos estar operativos lo antes posible…Sabemos que no sois un proveedor más, sino que sois más que un proveedor”.

– En este mismo sentido ¿cómo está afrontando esta situación el grupo?

– Con mucha pre­ocupación por la salud de nuestros empleados. Aun­que muchos de ellos se infectaron, por suerte no tuvi­mos que lamentar ningún fallecimien­to. Con un plan de seguridad contra el coronavirus en nuestras oficinas, dando facilidades para trabajar desde casa. Con mucha flexibilidad en la prestación de nuestros servicios. Y con la implantación de algún que otro ERTE, cuando un cliente tenía que cerrar por falta de actividad. Nuestros clientes del sector turístico fueron los más afectados.

– ¿Cuál cree que son las lecciones aprendidas del sector y de su com­pañía en los meses pasados?

– El sector ha demostrado que tiene una gran flexibilidad de adaptarse a circuns­tancias cambiantes, que sus servicios son indispensables en tiempos de pandemias y que debe ser capaz de adaptar su modelo de negocio a la realidad del momento, si quiere sobrevivir. Desearía que nuestros clientes valoraran el gran esfuerzo del sector en los últimos doce meses y que en el futuro no solo miren al precio de los ser­vicios prestados, sino también a la calidad y seguridad de los mismos. En cuanto a Claro Sol, hemos aprendido la gran importancia de dar a nuestros clientes una respuesta rápida y eficaz a sus proble­mas, que como hemos visto ha tenido que ser diferente no solo por las necesidades en cada sector de la economía, sino en cada uno de nuestros clientes.

– ¿Cuál diría usted que son los principales cambios que, a raíz de la pandemia, se han dado en la contratación de los servicios, en concreto de limpieza?

– En la coyuntura actual, marcada duran­te bastantes meses por la pandemia y el desplome económico, mi visión sería que todo cliente que necesite nuestros servicios tenga en cuenta los tres aspectos que he mencionado anteriormente. Que la empresa que contrata le ofrezca confianza, por su seriedad y ca­pacidad de cumplir con sus obligaciones; que sea capaz de afrontar nuevos retos inesperados con flexibilidad y sentido de responsabilidad; no podrá prestar un servicio óptimo si el precio es el único factor que se tiene en cuenta. Aunque en momentos de crisis el control de costes es importante, cuando regrese la “normalidad” la tranquilidad de contar con un proveedor operativamente flexible y financieramente fiable debería re­gresar al centro de la relación de confianza.

– ¿Qué puede comentarnos acerca de la visión de la compañía tiene sobre los modelos de integración de servicios? ¿Cuáles son sus beneficios?

– Creemos en el futuro de los modelos de integración de servicios para inmuebles y organizaciones, primero, porque es una tendencia mundial, y segundo, porque para los clientes tiene muchas ventajas externalizarlos con un solo proveedor: entre ellas, la garantía de una mayor flexibilidad en las operaciones, un acceso a conocimientos, procesos de innovación y tecnologías punteras, una mejora de la calidad de los procesos a través de indica­dores de servicios, así como la posibilidad de transformar costes fijos en variables, reduciendo así riesgos legales, operacio­nales y financieros. En definitiva, el cliente que contrata los servicios integrados del “Facility Management” mejora su produc­tividad, porque deja en manos expertas operaciones que no son parte de su “core business”, su razón de ser empresarial.

– Por todo ello, ¿cómo vislumbra el futuro del sector de servicios? ¿Qué factores están impactando en todos los cambios que se están dando? ¿Cuál es la visión del grupo en materia de eficiencia energética y sostenibilidad?

– Con optimismo, una vez que pasen los nubarrones de la crisis del coronavirus que afecta a todo el mundo. Porque una lección de los meses pasados es que nuestros servicios estarán siempre más en demanda, ya no solo para garantizar la salud y el medio ambiente, también para mejorar la eficiencia energética y soste­nibilidad. Es por eso que ponemos tanto hincapié en Claro Sol en nuestros sistemas de gestión: en los certificados de Calidad (desde 1991) y Medio Ambiente (desde 2009), así como de “Compliance penal” (desde 2021). Además, nos sometemos re­gularmente a una auditoría energética y de la detección de nuestra huella de carbono, nos preocupamos de cumplir con todos los requisitos de protección de datos, apar­te de apostar por la formación de nuestra plantilla. A pesar de lo difícil que fue 2020, mantuvimos en pie el programa de casi 50 acciones formativas, en el cual participaron más de 1.500 empleados de los 4.000 en plantilla. Porque, como nos inculcó Kurt Hegerich: “No queremos ser los más gran­des, sino los mejores”.

– ¿Quisiera añadir algo más?

– Sí, aprovechar la oportunidad para agrade­cer la labor de información que realiza la revista Limpiezas, en estos tiempos más importante que nunca. Animar a los orga­nismos asociativos de sector que comu­niquen con pasión la gran labor realizada por nuestro sector de servicios en el curso de esta horrible pandemia. Y recordar a los clientes de Claro Sol que nos honra su confianza, que seguiremos a su lado para todo lo que necesiten y que trataremos de prestar nuestros servicios con siempre más eficacia, responsabilidad e innovación. @mundiario

Carsten Moser: “En Claro Sol queremos seguir la tradición marcada por Kurt Hegerich"
Comentarios