Buscar

MUNDIARIO

Con 28 años valuó su emprendimiento en USD 1.300 millones

Inició su empresa Sonder, alquilando departamentos como un trabajo extra de verano y hoy en día ofrece hospedajes lujosos a través de su plataforma respaldada por Jeff Bezos convirtiéndolo en un negocio exitoso.
Con 28 años valuó su emprendimiento en USD 1.300 millones
Francis Davidson, CEO de Sonder /Foto: RRSS
Francis Davidson, CEO de Sonder / RRSS

Francis Davidson, es el fundador de Sonder, una plataforma de hostelería en más de 34 ciudades del mundo. El joven de tan solo 28 años inició su proyecto en 2012 cuando terminaba su primer año de estudio Filosofía y Economía en la Universidad McGill en Canadá. Su primer proyecto fue alquilar su apartamento en Montreal cuando tenía solo 19 años, proceso que llevó a cabo a través de Airbnb y Home Away, asimismo subalquiló su lugar de tres habitaciones y el de sus compañeros de cuarto a los vacacionistas y obtuvo más de 14.000 dólares cuando pagaba unos 5.000 dólares en total por el alquiler del departamento en ese periodo de tiempo.

Así comenzó la revolución de su negocio, que pasó de ser algo pequeño a una de las empresas tecnológicas valoradas en 1.300 millones de dólares. Poco a poco fue gestionando de la misma manera los apartamentos vacíos de otros estudiantes y posteriormente lo mismo en otras ciudades. Después de unos años, decidió abandonar sus estudios y enfocarse por completo en el negocio que le estaba siendo exitoso, hasta el momento en el que lo convirtió en una compañía que ahora alquila más de 5.000 propiedades en diferentes ciudades de todo el mundo y ha logrado recaudar más de 550 millones de dólares de empresas de capital riesgo, así como de inversores como el ex jugador de béisbol Alex Rodríguez y fondos respaldados por Jeff Bezos, el fundador de Amazon, y Elon Musk, el fundador de Tesla.

Davidson asegura que el éxito de su empresa "lo tomó por sorpresa" puesto que no tenía planeado ser empresario. Sin embargo, la popularidad de los sitios web que trabajan bajo la misma metodología hizo que el CEO de Sonder se diera cuenta de que era una industria a la que podría sacarle provecho debido a que el turismo estaba virando a “un cambio de los hoteles hacia la estancia en propiedades más extravagantes”, manifestó en una entrevista a medios de comunicación.

Sonder, plataforma para hospedajes de lujo. /Foto: web

El verano siguiente luego de ver el éxito que había tenido al alquilar su departamento, se asoció con su compañero de clases Lucas Pellan, que le ayudó a contratar los apartamentos de otros estudiantes de la Universidad McGill. Una vez ya con el modelo ampliado, obtuvieron cerca de 60.000 dólares de ingresos (de los cuales unos 23.000 se utilizaron para pagar el alquiler de los apartamentos y el resto fueron beneficios que Davidson y Pellan pudieron repartir con los demás estudiantes).

Un año después ya lograban subarrendar en más de 10 ciudades. Explicó que “En realidad, sólo escribí en un PDF lo que hice para lograrlo en Montreal, y lo compartí con un montón de otros estudiantes y luego dividí los beneficios con ellos, que es como conseguimos operar en un montón de ciudades sin capital”. Quien en ese verano obtuvo ingresos que alcanzaron las seis cifras, sumando un total de tres temporadas superando el millón de dólares. Es allí cuando en 2014, Davidson y Pellan llevaron su idea, entonces llamada Flatbook, a una aceleradora tecnológica de Montreal llamada FounderFuel, donde comenzó a impulsar su idea de generar una "marca de hospitalidad" global que combinara la reserva móvil y las facilidades de sitios como Airbnb o Home Away con la calidad y el confort de una marca hotelera de confianza, como Hilton, por ejemplo.

Para seguir impulsando el proyecto, se asoció con promotores inmobiliarios y propietarios para arrendar bloques de apartamentos, o incluso edificios enteros, con el fin de alquilar las unidades para estancias de corta duración a través de una aplicación propia. Cada unidad tendría una cocina completa y una sala de estar, por lo que la empresa podría ofrecer una garantía de calidad que se espera de una cadena hotelera de primer nivel. De este modo su visión general de la empresa había sido “bastante extravagante” desde ese primer momento, pero su deseo era “que la mayoría de la gente tuviera experiencias que se sintieran realmente lujosas sin tener que vaciar su cuenta bancaria”.

Fue esta idea general la que ayudó a Flatbook, que luego se convirtió en Sonder, a recolectar una inversión inicial de 6,5 millones de dólares en febrero de 2015 de un grupo de firmas de capital riesgo lideradas por BDC Venture Capital y Real Ventures (la firma detrás de FounderFuel). El dinero fue destinado a la contratación de empleados para crear la plataforma tecnológica para las reservas online de Sonder. Luego en 2016, trasladaron la empresa a San Francisco, para estar más cerca de la riqueza de capital de riesgo de Silicon Valley. Para ese año ya Sonder sumaba otros 11,1 millones de dólares de la empresa de capital riesgo Spark Capital, con sede en San Francisco, seguidos de otros 32 millones de dólares de Greylock, otra empresa de la zona, en 2017.

El trabajo duro y la dedicación fueron dando frutos a este par de amigos, debido a que la empresa continuó creciendo hasta alcanzar una valoración de 1.000 millones de dólares en 2019, momento en el que la empresa dijo que se acercaba a los 400 millones de dólares de ingresos anuales. A pesar de que 2020 fue un año duro para la organización según comentó Davidson, estiman que este año sea tan prometedor como los anteriores. @Mundiario