Gaza, al borde del colapso

Destrucción en la Franja de Gaza. / RR SS.
Destrucción en la Franja de Gaza. / RR SS.

El veto de Estados Unidos a un alto el fuego deja a los gazatíes en una situación límite, mientras Israel agota su derecho a la defensa tras sufrir el ataque de Hamás.

Gaza, al borde del colapso

En medio de una crisis humanitaria sin precedentes, la Franja de Gaza se encuentra al borde del colapso, sumida en la devastación causada por los bombardeos israelíes. Mientras la comunidad internacional implora un alto el fuego, Estados Unidos, con su veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, está obstaculizando los esfuerzos por detener la tragedia que afecta a millones de gazatíes.

La negativa de EE UU el pasado viernes a respaldar un alto el fuego permanente en Gaza, a pesar del apoyo unánime del resto del Consejo de Seguridad y la abstención del Reino Unido, ha generado indignación en buena parte del mundo. Las excusas dadas por el representante estadounidense ante las Naciones Unidas para justificar esta postura solo sirvieron para aliviar la presión sobre el Gobierno de Benjamín Netanyahu, que persiste en una ofensiva con un inaceptable balance de muertes de civiles y de destrucción.

La supuesta omisión de condenar el ataque de Hamás el 7 de octubre, una acción que el Consejo de Seguridad de la ONU tampoco ha condenado en el caso de la invasión rusa de Ucrania, no debería ser utilizada como excusa para desproteger las vidas de dos millones de gazatíes en grave peligro. Es crucial separar las cuestiones políticas de la urgencia humanitaria que enfrenta la población en Gaza.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, ha hecho un llamamiento desesperado a la comunidad internacional para abordar la catástrofe en marcha, pero la guerra en Gaza no solo amenaza la paz mundial, sino que también paraliza el Consejo de Seguridad en un momento crítico. La respuesta despectiva del Gobierno de Netanyahu a la solicitud de Guterres no parece de recibo, cuando el foco debería estar en poner fin a la crisis humanitaria, no en desviar la atención con acusaciones infundadas.

El derecho de autodefensa se agota

Son cada vez más los obervadores que creen que la escalada de la guerra en Gaza, sin respetar el derecho humanitario internacional y con bombardeos indiscriminados sobre la población civil, ha agotado el derecho a la autodefensa de Israel tras el bárvaro ataque de Hamás. Tanto es así que la respuesta militar desproporcionada incluso ha generado críticas de su aliado estadounidense.

A estas alturas, la continuación de esta guerra no solo afecta la seguridad y la vida de los gazatíes, sino que también contribuye a la inestabilidad global y favorece a regímenes autoritarios como el de Putin en Rusia.

El llamamiento urgente a un alto el fuego definitivo, la restauración de los suministros, la liberación de rehenes y la apertura de negociaciones de paz son pasos esenciales. La desmilitarización de Gaza y el reconocimiento de un Estado palestino en paz y seguridad junto a Israel deben ser objetivos inmediatos para restaurar la estabilidad en la región y preservar el prestigio de la legalidad internacional y sus instituciones. @mundiario

Comentarios