Dificultades para Zelenski

Volodímir Zelensky, presidente de Ucrania. / RR SS.
Volodímir Zelensky, presidente de Ucrania. / RR SS.
El Senado de EE UU bloquea, de momento, los fondos de ayuda para Ucrania, pese a los llamamientos de Biden, en medio de una carrera de obstáculos de Zelenski para salvar a su país.
Dificultades para Zelenski

En un giro preocupante de los acontecimientos, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dejó plantados al Senado y al Congreso de los Estados Unidos el martes pasado. Estaba programada su comparecencia por videoconferencia en dos reuniones a puerta cerrada para abordar la urgencia de aprobar un nuevo paquete de ayuda económica y militar para Ucrania. Sin embargo, Zelenski no se conectó, y la prensa estadounidense especula con que la decisión se debe a la confirmada oposición del Partido Republicano a respaldar el paquete de ayuda propuesto por la Casa Blanca.

La situación se torna crítica mientras Ucrania enfrenta desafíos no solo en el ámbito militar sino también en el terreno político internacional. El ministro de Defensa ucraniano, Rustem Umerov, justificó la ausencia de Zelenski, mencionando que "estamos en guerra y las cosas pueden cambiar". Sin embargo, la comunidad internacional ha observado con preocupación esta ausencia, especialmente cuando el presidente ucraniano suele abordar a los congresistas estadounidenses en momentos cruciales para su país.

La urgencia de la situación se refleja en las declaraciones de Andrii Yermak, mano derecha de Zelenski, quien advirtió en Voice of America de que, sin la aprobación inmediata del paquete de 61.000 millones de dólares solicitado por el presidente Joe Biden, Ucrania podría perder la capacidad de continuar liberando su territorio y enfrentarse a la posibilidad de perder la guerra.

La Casa Blanca ha advertido de que los fondos actuales para apoyar a Ucrania solo alcanzarán hasta finales de este año. Sin embargo, el Partido Republicano, cuestionando las sumas multimillonarias destinadas a Ucrania, exige que se incluya una inversión adicional para fortificar la frontera con México como condición para respaldar el paquete de seguridad solicitado por Biden. Mientras los demócratas y republicanos chocan en este punto, el tiempo parece jugar a favor de Rusia.

Problemas también en Europa

El bloqueo republicano ha generado escepticismo y cuestionamientos sobre la retórica de los aliados de Ucrania, quienes prometieron apoyo "el tiempo que sea necesario". Fuentes cercanas al Ministerio de Exteriores ucraniano citadas por el diario El País confirmaron, de hecho, que este evento podría ser un presagio de desafíos más intensos en 2024, especialmente durante la campaña electoral presidencial estadounidense.

El escenario internacional se complica aún más para Ucrania, ya que la Unión Europea se prepara para celebrar una cumbre en diciembre que oficializará el inicio de las negociaciones de adhesión de Ucrania a la UE. Sin embargo, surge una amenaza con Viktor Orbán, el primer ministro húngaro, que ha insistido en bloquear las negociaciones a menos que se conceda más autonomía a la minoría húngara en Ucrania, mostrando así su alineación con los intereses geopolíticos de Vladímir Putin.

Mientras tanto, los Estados miembros de la UE no logran consenso sobre la aprobación de un presupuesto de 50.000 millones de euros para Ucrania, y bloqueos fronterizos por parte de Polonia y Eslovaquia complican aún más las exportaciones ucranianas, considerándolas competencia desleal.

Este estancamiento político y las crecientes dificultades en el frente militar están generando malestar en Ucrania. Las hostilidades políticas se intensifican, y líderes como Vitali Klichkó acusan a Zelenski de dirigir el país de manera similar a Putin, señalando un exceso de acumulación de poder. La relación tensa entre Zelenski y Valeri Zaluzhni, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Ucranias, agrega más complejidad a la situación.

En un momento en que la sociedad ucraniana enfrenta el agotamiento del conflicto, las encuestas indican una disminución en la confianza hacia la gestión de Zelenski, mientras que Zaluzhni mantiene una alta valoración. La falta de avances en el frente y las tensiones políticas internas plantean desafíos significativos, y la posibilidad de elecciones, aunque beneficiaría a Zelenski en circunstancias normales, se ve como improbable dada la ocupación rusa y la situación de guerra en todo el país. La incertidumbre y la tensión aumentan en Ucrania, tanto a nivel interno como en el escenario internacional. @mundiario

Comentarios