ZP era un visionario: el coche eléctrico triunfa de forma espectacular... en Noruega

El Tesla S es el vehículo más vendido en Noruega en Marzo/teslamotors.com
El Tesla S es el vehículo más vendido en Noruega en marzo. / teslamotors.com

Los coches eléctricos lideran el ranking de ventas en el país escandinavo desde el pasado mes de septiembre y mantienen la tendencia al alza. ¿Son el futuro?

ZP era un visionario: el coche eléctrico triunfa de forma espectacular... en Noruega

Corría el primer semestre del 2010, ese momento histórico que supuestamente iba a cambiar el rumbo de la historia del mundo, e incluso parte de la galaxia. José Luís Rodríguez Zapatero era el presidente de turno de la Unión Europea, y la ocasión era idónea para sentar las bases del futuro y enseñar el camino a nuestros socios europeos. Así un ya lejano 6 de Abril de 2010 se presentaba un ambicioso plan denominado Estrategia Integral de Impulso al Vehículo Eléctrico, definida en 15 medidas y con un presupuesto de 590 millones de euros. Las previsiones eran dignas de la magnitud del anuncio, así esperaban matricular 20.000 unidades en 2011 y 50.000 en 2012. Ya en 2.014 las cifras se asentarían en unos 250.000 vehículos al año, es decir, lo que vendría a ser la tercera parte de las cifras estimadas a principios de este año.

813

En 2013 se han vendido 813 coches eléctricos en España, y no, ni faltan ceros ni comas, ochocientos trece vehículos. En Marzo de 2014 se han vendido 1.493 Tesla Model S (sólo se fabrica eléctrico) el podium lo completan el Volkswagen Golf con 624 unidades y el Nissan Leaf que también es eléctrico con 425. En España las cifras son un poco inferiores, y es que sólo se han vendido 35 unidades durante el mes de Marzo. Las cifras no soportan ningún tipo de comparación, más en un país como Noruega con apenas 5 millones de habitantes, contra los 46 de de España.

Lo más curioso es que los amigos Noruegos no disfrutaron de las enseñanzas del expresidente Zapatero, ya que no están integrados en la Unión Europea. O quizás es posible que sea ese el motivo por el hayan conseguido introducir el coche eléctrico en el mercado.

Energía limpia

Noruega es el país con la tercera renta per cápita más alta del planeta, su nivel educativo se encuentra entre los mejores y cuenta con un estado de bienestar de primer nivel. Además se produce una extraordinaria paradoja, y es que pese a ser el décimo productor de petróleo del mundo, es el séptimo exportador. Y es que en lugar de dedicarse a quemar su petróleo, prefieren venderlo y generar electricidad de forma limpia, con un 98% de la producción que sale de renovables. De hecho el precio de la electricidad está en unos 0,11 € por Kw/h, mientras que la gasolina ronda 1,60 €/litro. Según fuentes del gobierno, si su parque automotriz fuese eléctrico, les supondría un aumento de la demanda de un 4%, perfectamente asumible.

Rentable

El pragmatismo nórdico ha hecho el resto, así han dispuesto una batería de medidas que dan donde realmente duele, para “convencer” a los conductores. La primera medida es no dar ayudas directas a la compra de eléctricos, sencillamente están exentos de impuestos, al mismo tiempo los motores de combustión tienen impuestos medioambientales. Sólo con esta medida han conseguido que los eléctricos sean un poco más baratos que los modelos con motor de combustión. Pero por si esto no era suficiente, el feliz comprador de un coche eléctrico, podrá circular gratis por las autopistas de peaje, no paga en los transbordadores, en ciudad el estacionamiento es gratuito y pueden circular por el carril Bus.  De propina el número de postes de recarga supera los 4000, muchos de ellos gratuitos (800 en España), y gran parte de la población reside en viviendas unifamiliares con garajes propios. Según fuentes del gobierno estos estímulos se mantendrán hasta 2.018, o bien hasta que se alcancen los 50.000 vehículos matriculados.

Ahora vendría la pregunta de por qué no triunfan en España, la verdad es que tras lo expuesto en el párrafo anterior no se necesitan muchas explicaciones. En España los eléctricos son más caros que un vehículo de combustión, disfrutan de una subvención que se recibe tiempo después de hacer la compra, no pagan impuesto de circulación y en algunas localidades disfrutan de algunas plazas de estacionamiento preferente, “igualito” que en Noruega.

El tema de la electricidad ya sería otra historia, y es que el primer problema con el que se encontrará el feliz comprador de un coche eléctrico, es entender el recibo para cuantificar el ahorro. Eso por no hablar de la última reforma eléctrica y el coste variable del Kw. Además debido al mix de intereses económico/políticos, nadie se aventura a dar una previsión del precio de la electricidad a medio plazo, más allá del firme convencimiento de que subirá. En un país en el que a día de hoy mucha gente cambia la vitrocerámica por el hornillo de gas, parece complicado que apaguemos los motores térmicos.

ZP era un visionario: el coche eléctrico triunfa de forma espectacular... en Noruega
Comentarios