Las viviendas turísticas en España pierden 260 millones por la crisis del coronavirus

hotel
Una vivienda turística en España / hotelsclick.com
Hoteles que cierran, aviones en tierra, cruceros anclados. Esa es la realidad de una dinámica social y humana que ha visto su velocidad totalmente reducida a mil por hora con el auge de la pandemia.
Las viviendas turísticas en España pierden 260 millones por la crisis del coronavirus

El aislamiento social al que ha sido sometido parcialmente la población española por la agresiva expansión de la pandemia de coronavirus en el país ibérico es el peor enemigo de un sector que, por naturaleza, depende de la movilidad humana y social para subsistir: el de las viviendas turísticas.

Y es que se calculan en millonarias las pérdidas de otro eslabón de la golpeada cadena de sectores económicos en Europa que han visto mermas financieras totalmente espeluznantes, pues las medidas de confinamiento decretadas ante la emergencia del coronavirus han dejado al turismo luchando por sobrevivir y llegar a puerto seguro en medio de una marea que subió cuando menos lo esperaba una nación que ya arrastraba problemas económicos de larga data. 

Hoteles que cierran, aviones en tierra, cruceros anclados. Esa es la realidad de una dinámica social y humana que ha visto su velocidad totalmente reducida a mil por hora con el auge de una crisis sanitaria que está a punto de derrumbar el frágil castillo de naipes que es la economía mundial. Los apartamentos turísticos tampoco son ajenos a la crisis, pues el flujo de turistas nacionales y de otras partes de Europa prácticamente no existe en esta fase de parálisis que se vive en el Viejo Continente.  

El sector ya registra unas pérdidas de 260 millones, el 9% del total ingresado el año pasado, según cifras de la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (Fevitur), que espera que, si la crisis se alarga, el agujero crezca exponencialmente, hasta el punto de resistirse a calcularlo y dejar una estela de más millones de euros dejados en el camino de un primer trimestre para el olvido. El pánico al virus desvirtúa el interés de los españoles por introducir nuevas experiencias y variantes en sus sistemas de vida.

Por su parte, el presidente de Fevitur, Tolo Gomila, califica de “galáctico” el impacto que la crisis de la Covid-19 va a tener sobre el sector de las viviendas turísticas, que ya había comenzado el año con "ligeros descensos, sobre todo en Canarias y Baleares, por la vuelta de turistas europeos a destinos mediterráneos resucitados, como Turquía, Egipto, Grecia o Túnez", explicó en una entrevista concedida a El País.

Esto implica que con la obstrucción al paso de inmigrantes por las fronteras españolas con el norte de África ante el avance de la pandemia, el sector podría sufrir pérdidas cercanas a los 500 millones de euros si el virus prolonga su estadía en el país durante el segundo trimestre del año. 

“Ya desde finales de febrero activamos las mediciones y estudios sobre las cancelaciones, por el tema del coronavirus y fuimos pasando de una congelación de las reservas a cancelaciones a mansalva”, explica Gomila. “Somos incapaces ahora mismo de calcular el impacto. El sector está en shock”, acotó. @mundiario

Las viviendas turísticas en España pierden 260 millones por la crisis del coronavirus
Comentarios