Buscar

MUNDIARIO

Varapalo del Ministerio de Trabajo a Ryanair

La decisión de la compañía de aumentar exponencialmente el personal de guardia en el aeropuerto llevó a la compañía a tener a sus TCP hacinados en las salas de espera.

Varapalo del Ministerio de Trabajo a Ryanair
Avión de Ryanair. / RRSS
Avión de Ryanair. / RRSS

Firma

Tatiana Ferrín

Tatiana Ferrín

La autora, TATIANA FERRÍN, es hispano-venezolana y tiene más de 10 años de experiencia en medios digitales. Trabajó en diarios de Caracas (Venezuela) y Miami (Florida, EE UU) y ahora escribe en MUNDIARIO, donde coordinó la edición GALICIA y el área de Política. @mundiario

La oleada de denuncias presentadas por los sindicatos Sitcpla y USO contra la dirección de Ryanair por coaccionar a los TCP para que no secundaran las huelgas celebradas los pasados 25 y 26 de julio y 28 de septiembre ha tenido la primera respuesta por parte de la inspección de Trabajo y Seguridad Social. Tras meses investigando, ha dado la razón a los trabajadores.

Además, según recoge elEconomista.es, ha acusado a la aerolínea de bajo coste de saltarse la ley de prevención de riesgos laborales y de tratar de obstaculizar la investigación. En total, la compañía irlandesa habría cometido 15 infracciones graves y una muy grave de la ley por lo que se enfrenta a varias sanciones que deberá determinar el propio Ministerio.

La primera resolución de la inspección de trabajo, que hace un año abrió otro proceso a la compañía por sus contratos, da por probado que Ryanair "abusó" de su posición como empleadora para coaccionar a sus trabajadores para que no secundaran los paros, y para reorganizar los turnos y las guardias de los mismos para evitar que los aviones se quedaran en tierra. En concreto, señala que la dirección de recursos humanos de la low cost estuvo llamando y enviando correos a los TCP españoles para preguntarles sobre su intención de acudir o no a la huelga lo que pudo "haber limitado el ejercicio del derecho de huelga de los TCP, tanto por el contenido de las comunicaciones como por su reiteración", explica el inspector de trabajo en la resolución.

A su vez, la investigación da por probado que durante los días previos a la huelga Ryanair modificó sus planificaciones de trabajo "de forma inmotivada" y "sin respetar los plazos de preaviso así como las previsiones de días libres" para incrementar el número de personas de guardia. "La empresa habría incurrido en un uso abusivo de su poder de dirección mediante la asignación de guardias e imaginarias sin señalamiento del servicio mínimo que tendrían que cubrir", señala la resolución.

La decisión de la compañía de aumentar exponencialmente el personal de guardia en el aeropuerto llevó a la compañía a tener a sus TCP hacinados en las salas de espera, por lo que la inspección le ha acusado de "transgredir la normativa sobre prevención de riesgos laborales", y le ha ordenado que mejore las instalaciones y las adapte. En este sentido, se ha corroborado las insuficiencias en cuanto al espacio disponible, mobiliario, dotaciones de taquillas y vestuarios teniendo en cuenta la mayor afluencia de trabajadores en los locales los días de huelga.

Finalmente, Inspección de Trabajo determina que Ryanair ha obstaculizado las labores de comprobación de los inspectores, especialmente en lo referente a la toma de declaración a los tripulantes de cabina y al análisis de la documentación laboral y de prevención de riesgos laborales. El inspector asegura que los jefes de las bases se escudaban en la legislación irlandesa para no dar la información requerida. Sin embargo, Ryanair se aferró a la ley laboral española para blindar la mitad de su operativa en España gracias a los servicios mínimos impuestos por el Ministerio de Fomento, al que le pasó una lista de vuelos en los que se incluyó también los operados por los trabajadores de bases extranjeras. @mundiario