Buscar

MUNDIARIO

Una oportunidad para Ferrol

La construcción de las fragatas supondrá un impacto económico positivo que debe aprovecharse para generar alternativas al naval.

 

Una oportunidad para Ferrol
Centro de reparaciones de Navantia en Ferrol.
Centro de reparaciones de Navantia en Ferrol.

Firma

Milagros Lara Coira

Milagros Lara Coira

Licenciada en Geografía e Historia, especialidad Biblioteconomía y Archivística, por la USC. Miembro de la Asociación de Comunicación Política de España (ACOP). Postgrado en gestión de información y community management por Asociación Española de Responsables de Comunidades Online y Social Media. Ha trabajado en medios digitales y en departamentos de comunicación y ahora ejerce como consultora y es colaboradora de MUNDIARIO.

Diez años de trabajo, siete mil empleos anuales directos e indirectos y una inversión de cuatro mil millones de euros. Estas son las cifras del proyecto de construcción en Ferrol de cinco fragatas de la serie F-110 para la Armada española. La ciudad llevaba muchos años deseando un impulso como este que ayude a reactivar la comarca.

Navantia Ferrol sigue perfilándose como tractora en una zona muy deprimida tras años muy duros derivados de las reconversiones iniciadas en 1984 afectando a miles de trabajadores de los astilleros y al entramado socioeconómico de la ciudad. Los esfuerzos posteriores se encaminaron a potenciar el mercado de reparaciones al tiempo que se invertía en I+D con resultados altamente satisfactorios. Hoy las perspectivas de futuro para los astilleros ferrolanos son buenas y, aunque se debe ser prudente al hablar de recuperación sostenible, los proyectos de la F-100, BAM o el actual de las F-110 permiten ser optimistas.

El impacto económico positivo que supondrá en Ferrolterra es incuestionable y más si se tiene en cuenta que el sector naval sigue siendo el eje económico de la comarca al actuar como motor de dinamización del tejido industrial. Sin embargo la oportunidad que supone la implantación de este nuevo programa de construcción naval debe aprovecharse para seguir profundizando en una diversificación que mitigue la dependencia de un sector estratégico pero caracterizado por un mercado inestable.

De ahí que el reto al que se enfrente la ciudad ahora es generar alternativas que equilibren el tejido económico. Diez años de carga de trabajo asegurado en los astilleros proporcionan una ocasión inmejorable para explorar nuevas vías. Las apuestas por el Puerto y por el almacenamiento y distribución de gas licuado son ejemplos, tanto en rentabilidad como en generación de empleo. No olvidemos tampoco la posible reactivación del sector eólico en Ferrolterra en donde ya se cuenta con capital humano especializado. Esta es solo otra de las vías posibles que se deben explorar al estar favorecida por las directrices comunitarias que fijan que el 20% de la energía debe ser renovable en el año 2020. Con todo, sería deseables nuevas iniciativas empresariales que apuesten por actividades de futuro para consolidar la recuperación económica que se vislumbra.

Ferrol y su comarca debe apostar por sectores en los que se aproveche la experiencia acumulada, el “know-how”, las destrezas  determinantes del éxito de cualquier proyecto En este sentido la construcción de las fragatas F110 en los astilleros de Ferrol supone una apuesta por el capital humano existente con probadas capacidades en el diseño y construcción de buques. A estos profesionales con experiencia se les sumarán otros para quienes la Xunta ha previsto un plan de formación específico en línea con las demandas sindicales y empresariales. Con esto se pretende no solo cualificar a tres mil trabajadores sino permitir más adelante la reposición de efectivos con personal competitivo que rejuvenecerá las plantillas.

La indudable fortaleza que supone contar con personal formado en este sector sin embargo no debe descartar como inviables proyectos en los que intervengan otro tipo de capacitaciones profesionales y se presenten capaces de generar actividad económica, como resultó ser el surf o la Semana Santa. La comarca con la tasa de desempleo más alta de Galicia requiere esfuerzos extraordinarios en inversión y creatividad para evitar su decadencia.

En definitiva, la construcción de las fragatas para la Armada Española garantiza el trabajo en la comarca durante una decena de años, no obstante debemos aprovechar esta oportunidad para seguir diversificando el tejido industrial de Ferrol. La mayor preocupación ahora es que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado de los que depende la ejecución del programa y que hoy debate su proyecto de Ley en el Congreso. @mundiario​​