Buscar

MUNDIARIO

La UE sube la presión a Alemania para que salve a la eurozona de la crisis

El eurogrupo demanda a Alemania y a Holanda que propongan medidas para acelerar el crecimiento de los 19 países que usan la divisa.
La UE sube la presión a Alemania para que salve a la eurozona de la crisis
Logo del euro en Fráncfort del Meno, sede del BCE. / Héctor Morales
Logo del euro en Fráncfort del Meno, sede del BCE. / Héctor Morales

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

La economía de la eurozona sigue cayendo inevitablemente en picada. El sistema se va condicionando un poco más a cada obstáculo que aparece en el camino, como las guerras comerciales, las crisis de los países emergentes y hasta el Brexit que apunta a sacar al Reino Unido de la Unión Europea a las malas. Luego de las medidas anunciadas por Mario Draghi el jueves, la Comisión Europea ha decidido redoblar su presión sobre Alemania para que la potencia de facto del continente inyecte en inversiones. "La política monetaria no puede conseguirlo sola (es decir, evitar la desaceleración) e invitamos a los países que tienen espacio fiscal a estimular la economía", dijo Vladis Dombrovkis, vicepresidente comunitario.

Los 19 países que usan la divisa europea deben coordinar sus políticas fiscales ante el riesgo de desaceleración a falta de un instrumento en común. El Banco Central Europeo (BCE) de momento no avista señales de recesión al menos hasta 2022. No obstante sí ha detectado un leve crecimiento que ronda el 1% con una decepcionante evolución de los precios.

Draghi se ha puesto manos a la obra pero lo cierto es que sus medidas no son suficientes. Benoît Coeuré, integrante del Consejo Ejecutivo del BCE, invitó a "los Gobiernos con espacio fiscal deben actuar de una manera eficiente y a tiempo". La entidad recibió la bendición de Bruselas. Dombrovskis señaló que los Estados con más "espacio fiscal" deben estimular sus economías. Sin haber hecho alusión deliberada a ningún país, sus palabras recordaron a Alemania y Países Bajos, que desde hace tiempo son apurados por la UE. Luego, pidió a los demás países que sigan ejecutando reformas.

No obstante, no todos los países están dispuestos a seguir la iniciativa. "A menudo hay mucha presión sobre Alemania. Y esos países que presionan a Alemania deberían haber dedicado más tiempo en los últimos años a saldar su deuda pública", dijo Magdalena Andersson, ministra de Finanzas de Suecia.

Mário Centeno, presidente del Eurogrupo, explicó por su parte que no se pide lo que se pide por "solidaridad". "Mi mensaje es bastante claro. Los países con espacio fiscal lo deberían utilizar para combatir la desaceleración de la economía", explicó. Por algo Alemania es el país que más sufre a raíz de esta evidente falta de sintonía. Por segunda vez en apenas un año, la matriarca de Berlín está al borde de una recesión pues su economía se contrajo en un 0,1% entre abril y julio.

La Comisión Europea tiembla ante la situación que viven tanto Alemania como Italia y que podría empeorar ante la posibilidad de un Brexit duro o hasta de un recrudecimiento en las batallas comerciales que Donald Trump libra y de las que la UE podría recibir las balas perdidas. "Estamos siguiendo de cerca cuanto acontece y estamos listos para actuar si los riesgos se materializan y las cosas empeoran. En el Eurogrupo coordinaremos nuestra respuesta", compareció Centeno. Sus palabras, dichas con un curioso tono de optimismo, distan de las pronunciadas por Bruno Le Maire, jefe del Ministerio de Finanzas de Francia, quien se mostró preocupado por "la falta de crecimiento dentro de la UE y de la eurozona" para luego pedir un acuerdo para el crecimiento que inicie desde Alemania y Países Bajos (a los que llamó "países con suficiente espacio fiscal para invertir más").

Los Estados que usan la divisa europea prosiguieron las discusiones sobre la herramienta que inicialmente se pensó para hacer frente a estas situaciones, es decir, el presupuesto de la eurozona. A raíz de la oposición de los grandes barones, los países decidieron en mayo que se dedicara únicamente a la competitividad y la convercencia en lugar de encarar los ciclos económicos, ignorando las demandas del BCE o del FMI. @mundiario