Buscar

MUNDIARIO

La UE prevé movilizar 100.000 millones de euros para blindar el empleo frente a la crisis

"El confinamiento paralizó la demanda y la oferta. Muchas empresas se quedaron sin ingresos. Y si no hacemos nada, tienen que despedir a sus trabajadores", dijo Ursula von der Leyen.
La UE prevé movilizar 100.000 millones de euros para blindar el empleo frente a la crisis
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen / AFP.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen / AFP.

El bloque geopolítico que durante años ha sido el paradigma de la modernidad y el desarrollo humano; la Unión Europea, se plantea nuevos retos de cara a las consecuencias económicas que ha desencadenado la pandemia de coronavirus. Ya no bastan los 750.000 millones de euros que inyectó el Banco Central Europeo en forma de liquidez a los veintisiete Estados que integran la UE. Ahora se suma un nuevo tramo del paquete de rescate que Europa lanza como salvavidas a las naciones más golpeadas por la crisis sanitaria en el continente, Italia y España. 

Y es que la Comisión Europea propuso este jueves movilizar hasta 100.000 millones de euros en préstamos a los países más afectados por el impacto económico del nuevo coronavirus para garantizar salarios y evitar despidos de trabajadores.

Con estos capitales se podría crear un fondo de estabilización del mercado laboral a partir de nuevos mecanismos de subsidios directos a las empresas para que financien los salarios, bonos, compensaciones y contratos a corto y mediano plazo de sus nóminas de empleados.

La crisis económica provocada por la pandemia a causa de la parálisis en la oferta y el consumo en medio de una oferta muy saturada, presiona los sistemas fiscales las naciones europeas más afectadas por el virus, lo que obliga a la UE a actuar incluso con fondos extraordinarios al margen del Mecanismo de Rescate Europeo, que contempla casi 1 billón de euros en liquidez como último stock de capital de emergencia en caso de la implosión de un nuevo brote infeccioso en la ascendente curva de propagación de la Covid-19 en el Viejo Continente. 

"El confinamiento paralizó la demanda y la oferta. Muchas empresas se quedaron sin ingresos. Y si no hacemos nada, tienen que despedir a sus trabajadores. Esto limitará nuestra recuperación", dijo la titular de la Comisión, la alemana Ursula von der Leyen.

Además del costo en vidas, con más de 34.000 decesos sólo en Europa desde el inicio de la pandemia, la crisis también afecta a la economía por las medidas decretadas para contener su propagación, que frenaron la actividad económica y han estancado la libre circulación de capitales a través de cada uno de los elementos clave que integran el sistema financiero internacional: las bolsas de valores, los fondos de inversión, los bancos centrales y los gobiernos. Por lo tanto, al reducirse la circulación de euros provenientes de la actividad económica real, la eurozona podría inundarse de liquidez emitida desde el BCE y eso tendría impacto a largo plazo en la inflación, pues la economía europea está siendo financiada en este momento de forma casi artificial, aunque de momento, no inflacionaria ni inorgánica.  

El instrumento propuesto por la Comisión permitirá obtener préstamos de la UE "con condiciones favorables para ayudar a cubrir los costos directamente vinculados a los regímenes nacionales de desempleo parcial", indicó en un comunicado el organismo con sede en Bruselas, Bélgica. @mundiario