Buscar

MUNDIARIO

La UE intenta saldar diferencias para un presupuesto sin el Reino Unido

Un alto cargo de la UE ha lamentado  que pasen meses regateando un presupuesto que es poco más del 1% del PIB europeo y que dos terceras partes ya están decididas para agricultura y cohesión.
La UE intenta saldar diferencias para un presupuesto sin el Reino Unido
Unión Europea. /RR SS
Unión Europea. /RR SS

Firma

Maira Perozo

Maira Perozo

La autora, MAIRA PEROZO, es periodista. Colabora en MUNDIARIO y tiene experiencia en el área política, pero también como asesora y moderadora de programas de televisión. @mundiario

Los líderes de la Unión Europea intentan conciliar desde este jueves un acuerdo de mínimos para un presupuesto tras la salida del Reino Unido.  En esa línea, el Brexit ha dejado un agujero de hasta 75.000 millones de euros en el marco presupuestario del próximo septenio (2021-2027). Y los 27 están decididos a cubrir el boquete con un acuerdo de mínimos que dejará la UE con unos presupuestos de poco más de un billón de euros, una cifra que representa un porcentaje del PIB europeo muy inferior a la del período actual.

De esta manera, la cuadratura del círculo entre unas cuentas menguantes y que aspira a asumir más competencias (en defensa, migración, transformación digital...) requiere fuertes recortes que mantienen enfrentados a unos socios contra otros. Tras una ronda de encuentros multilaterales, la cumbre ha arrancado al filo de las 17.00 horas del jueves. Y solo tres horas después, a la vista de las posiciones tan enfrentadas, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha tenido que pasar al formato de bilaterales para intentar buscar en privado posibles vías de acercamiento. Los líderes europeos se juegan en Bruselas buena parte de su capital político cuando regresen a casa con uno u otro acuerdo, recoge El País.

"Es increíble que pasemos meses regateando un presupuesto que es poco más del 1% del PIB europeo y que dos terceras partes ya están decididas de antemano para agricultura y cohesión", lamenta un alto cargo de la UE. La exasperación en los departamentos de la Comisión Europea involucrados es evidente, tras una negociación que arrancó con la primera propuesta de mayo de 2018 y que, como pronto, no se espera cerrar del todo hasta mediados de 2020. "Si algún ministro de Finanzas tardara ese tiempo en cerrar las cuentas de su país, sería cesado de inmediato", apunta un alto cargo de la Comisión.  Michel también considera que ha llegado el momento de tomar la decisión. “Ya están sobre la mesa todos los elementos necesarios para decidir, y retrasarlo no va a hacer las cosas más fáciles”, ha urgido Michel antes del comienzo de la cumbre. Asimismo, el presidente del Consejo, que lleva dos meses y medio en el cargo, dudaba si convocar ya una cumbre extraordinaria, por temor a iniciar su mandato con un estrepitoso fiasco. Pero fue animado por países como Alemania, no tanto por las posibilidades de éxito como por la necesidad de desbrozar el camino hacia el acuerdo.

Por su parte el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, también ha advertido que esa institución "no aceptará un acuerdo que no cuente con los fondos suficientes". El Parlamento, sin embargo, no dispone de potestad para enmendar el pacto del Consejo Europeo. Solo puede aprobarlo o rechazarlo de plano. Una bomba atómica institucional que nunca se ha utilizado. @mundiario