La UE frena la ley que exige a las empresas mayor respeto a los derechos humanos

Maquinaria en una mina de lignito a cielo abierto en Alemania. / RR SS.
Maquinaria en una mina de lignito a cielo abierto en Alemania. / RR SS.
Este revés legislativo supone un obstáculo significativo en el camino hacia una mayor responsabilidad corporativa en la Unión Europea.
La UE frena la ley que exige a las empresas mayor respeto a los derechos humanos

Los Estados de la UE han frenado este miércoles la ratificación de una ley europea destinada a garantizar que las grandes empresas respeten los derechos humanos y el medio ambiente en sus cadenas de suministro. Esta norma, conocida como Directiva de Diligencia Debida sobre Sostenibilidad Corporativa (CSDDD, por sus siglas en inglés), ha sufrido su segundo bloqueo en menos de 20 días, lo que pone en riesgo su adopción durante este mandato y la deja en un peligroso limbo legislativo.

La presidencia belga de turno del Consejo de la UE ha reconocido la incapacidad de reunir la mayoría cualificada necesaria para avanzar con la directiva, dejándola estancada. Este hecho ha generado preocupación sobre la credibilidad de la Unión Europea en materia de derechos humanos y su fiabilidad negociadora, según han advertido numerosas organizaciones no gubernamentales, políticos, sindicatos y empresas partidarias de la normativa.

La relatora de la directiva por parte del Parlamento Europeo, Lara Wolters, ha criticado duramente a países como Alemania, Francia e Italia, señalándolos como responsables del bloqueo debido a su supuesta preferencia por los intereses de las grandes empresas en detrimento de las demandas ciudadanas. Este rechazo, según Wolters, muestra una falta de compromiso con la responsabilidad corporativa y una clara indiferencia hacia las necesidades de la población europea.

Derechos humanos y medio ambiente

La CSDDD establece obligaciones para las grandes empresas respecto a los impactos en derechos humanos y medio ambiente de sus operaciones y prevé multas significativas para aquellas que no cumplan con estas normativas. Sin embargo, diversos países han expresado reservas y objeciones al texto, lo que ha impedido su avance.

El bloqueo de la directiva ha sido considerado un "deplorable revés" por parte de un grupo de 136 organizaciones civiles y sindicatos europeos, quienes denuncian la falta de rendición de cuentas corporativa y la protección insuficiente de los derechos humanos y del medio ambiente. @mundiario

Comentarios