Buscar

MUNDIARIO

¿Qué implica que Trabajo planea mantener el veto al despido por Covid-19 hasta 2021?

El sector laboral tendrá dos mecanismos de respaldo económico, el primero: su inamovilidad a través de esta norma, y el segundo: la cobertura total o parcial de su salario mediante los fondos fiscales.
¿Qué implica que Trabajo planea mantener el veto al despido por Covid-19 hasta 2021?
Sede del Ministerio de Trabajo de España / diario16.es
Sede del Ministerio de Trabajo de España / diario16.es

El blindaje administrativo y legal a los trabajadores se consolida con la expansión de una política pública de mucho alcance y utilidad en medio del shock socioeconómico producido por la pandemia de coronavirus. Los despidos permanecerán bloqueados hasta que cesen los efectos de la recesión y la crisis sanitaria.

Y es que el Gobierno quiere ampliar hasta el 31 de diciembre de este año “el veto al despido objetivo por causas relacionadas con la Covid-19”, según figura en el borrador presentado por el Ministerio de Trabajo a los agentes sociales en la negociación para prorrogar los ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo) más allá del 30 de septiembre.


Quizás también te interese:

El Gobierno negocia para intentar aprobar la ley de teletrabajo esta semana


Esto implica que el sector laboral tendrá dos mecanismos de respaldo económico, el primero: su inamovilidad a través de esta norma, y el segundo: la cobertura total o parcial de su salario mediante los fondos fiscales emanados de la reserva especial de subsidios creada por el Ejecutivo para atender el impacto social de la crisis por la vía del gasto público y de la liquidez de emergencia. 

Según el documento, reseñado por la agencia EFE, “permanecerá vigente, hasta el 31 de diciembre de 2020, el artículo 2 del real decreto-ley 9/2020, de 27 de marzo con el que el Gobierno establece que no se podrían entender como justificativas de la extinción del contrato de trabajo ni del despido por causas relacionadas con la pandemia”.

Entonces, ya no habrá causa ligada con la insolvencia o inestabilidad económica producida por la pandemia que las empresas españolas pueden utilizar como retórica objetiva con el propósito de reducir sus nóminas de empleados. @mundiario