Buscar

MUNDIARIO

Trabajar desde casa: cinco claves para alcanzar el éxito sin disminuir la productividad

Puede ser la opción ideal pero eso no significa que sea la más sencilla. Te dejamos algunos consejos para sobrellevar el teletrabajo sin morir en el intento. 

Trabajar desde casa: cinco claves para alcanzar el éxito sin disminuir la productividad
Trabajo desde casa. / Pixabay
Trabajo desde casa. / Pixabay

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política & Economía y la edición AMÉRICA. @mundiario

El teletrabajo o empleo desde casa ha llegado para quedarse. Esta tendencia ha ido ganado terreno en el campo laboral en los últimos años y cada día son más los profesionales que abandonan los horarios y las oficinas para ejecutar sus funciones desde la comodidad del hogar. Que tu cuarto sea tu recinto de trabajo puede ser la opción perfecta, pero esta ventaja también puede fácilmente salirse de las manos y enterrar nuestra productividad si no se tiene la disciplina y responsabilidad suficiente. Veamos cinco claves para alcanzar el éxito sin morir en el intento:  

1. Establece un horario. Una de las mayores ventajas del trabajo desde casa es que, en la mayoría de los casos, no se debe cumplir con un horario de entrada y salida. Sin embargo, es necesario que nosotros mismos establezcamos nuestros límites. En ese sentido, conviene aprovechar la libertad que se tiene para ajustar el inicio y final de nuestra jornada según mejor nos convenga. Todo esto, por supuesto, dependiendo de las labores que realicemos y las exigencias de nuestros deberes o jefes. Para evitar que la productividad caiga cuando se trabaja desde el hogar es necesario tener una rutina establecida. Planificar la jornada de cada día y saber equilibrar el tiempo.

2. Vístete. Pasar todo el día en pijama mientras trabajas suena muy tentador, pero no es nada beneficioso. Este hecho aparentemente “simple” condiciona nuestro cerebro, y aunque no lo notemos, echa abajo la productividad, ya que la ropa de dormir, aún sin querer, vamos a asociarla con el descanso y el ocio. Tampoco es necesario utilizar el mejor atuendo de oficina que tengamos, pero la recomendación es apostar a algo cómodo y relajado que no sea la pijama. Además, conviene ducharse cada mañana antes de comenzar la jornada, con el fin de espabilar el cuerpo y estar listo para ejecutar con éxito nuestras labores.

3. Cuida tu área de trabajo. Si trabajas desde casa en probable que tengas que lidiar con tu familia, tus mascotas, el ruido, el desorden y otras cosas. Por eso es indispensable crear un sitio exclusivo para el trabajo. No tiene que ser una oficina, pero si un lugar donde puedas concentrarte y donde nadie te moleste mientras estás trabajando. Asimismo, es importante mantener este “templo del trabajo” ordenado, limpio, con buena iluminación y donde solo las cosas que vamos a necesitar estén a la mano. Nada de objetos que puedan distraernos o invitarnos a procrastinar, como la TV o alguna consola de videojuegos. Mantén siempre en mente que un ambiente poco propicio puede influir negativamente en tu rendimiento e inspiración a la hora de trabajar. Y lo más importante de todo: olvídate de trabajar desde la cama. 

4. Define los objetivos de cada día. Crea un plan. Comienza por lo más importante o costoso y deja lo más sencillo para el final. Otro punto importante es aprender a no retrasar los deberes ni acumular las tareas. Evita engañarte a ti mismo. Se consiente de que eres tu propio jefe. Nadie está ahí para hacerte cumplir con tus obligaciones, pero esto, además de ser una bendición, significa una gran responsabilidad.  

5. Descansa. Aprovecha la libertad que tienes para tomar un minuto cada cierto tiempo. Ve por un café y come un refrigerio. O simplemente levántate a caminar unos segundos por la casa para relajar el cuerpo y despejar la mente. Esto ayudará a estar en perfecta forma y a cumplir nuestras tareas de la manera más exitosa. Y una vez que hayas finalizado tu jornada laboral, procura salir de casa. Los militantes del teletrabajo pasamos mucho tiempo entre cuatro paredes, lo cual puede tener un impacto directo en nuestra sensación de descanso, estrés y ansiedad. Tómate unos minutos cada día para dar un pequeño paseo, visitar al vecino o ir al parque. Lo que prefieras. Pero no te quedes en casa todo el día. @mundiario