Los trabajadores con incapacidad permanente podrán exigir adaptaciones en sus puestos

Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo. / RR SS.
Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo. / RR SS.
La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ha anunciado la próxima presentación en el Consejo de Ministros de una propuesta para eliminar el despido automático de empleados que se encuentren en situación de gran invalidez o incapacidad permanente.
Los trabajadores con incapacidad permanente podrán exigir adaptaciones en sus puestos

El Gobierno español está a punto de introducir cambios significativos en el Estatuto de los Trabajadores, específicamente en el artículo 49, que establece las condiciones bajo las cuales se puede extinguir un contrato laboral. La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ha anunciado la eliminación del despido automático por gran invalidez o incapacidad permanente en el próximo Consejo de Ministros. Este cambio normativo también garantizará el derecho de los empleados en estas situaciones a solicitar a sus empleadores que adapten su puesto de trabajo.

El anteproyecto de ley refleja el compromiso del Ministerio de Trabajo con el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI). El acuerdo, firmado a principios de abril, supone una reivindicación histórica del colectivo, que ha buscado eliminar el despido automático como causa de extinción del contrato por incapacidad permanente.

El texto del anteproyecto destaca la importancia de garantizar la igualdad en el empleo para las personas con discapacidad, haciendo referencia a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU, ratificada por España en 2007, así como a la normativa europea del 2000. Además, menciona los cambios recientes en la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.

La modificación propuesta consta de dos partes principales. En primer lugar, elimina la extinción automática del contrato en casos de gran invalidez o incapacidad permanente total o absoluta del trabajador. En segundo lugar, establece que la empresa no podrá extinguir el contrato cuando el empleado manifieste su voluntad de continuar en la empresa y solicite una adaptación razonable en su puesto de trabajo. En caso de que la adaptación no sea posible, el empleado tendrá derecho a solicitar un cambio a otro puesto de trabajo vacante y compatible con su situación.

El texto define el concepto de "carga excesiva" para la empresa, considerando aspectos como la disponibilidad de medidas o subvenciones públicas para personas con discapacidad y los costos asociados a los ajustes necesarios.

La normativa establece plazos específicos para la solicitud de adaptación laboral y el proceso de adaptación, así como la presentación de una propuesta de modificación de la normativa en materia de Seguridad Social sobre incapacidad permanente, en un plazo de seis meses.

El Ministerio de Trabajo considera que estos cambios son fundamentales para promover la inclusión laboral de las personas con discapacidad y para garantizar que el reconocimiento de una incapacidad no resulte en la pérdida del empleo.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística indican un aumento en el empleo de personas con discapacidad en España, alcanzando un máximo de 538.900 trabajadores en 2022. Aunque estas cifras son positivas, la brecha de empleo entre personas con y sin discapacidad sigue siendo significativa, lo que destaca la necesidad de seguir avanzando hacia un modelo laboral más inclusivo y equitativo. @mundiario

Comentarios