Buscar

MUNDIARIO

El tiempo, el único recurso que no se puede almacenar

La gestión del tiempo es, sin duda, uno de los principales pilares de las personas eficaces y de éxito. El que no es capaz de gestionar el tiempo, no es capaz de administrar nada.

El tiempo, el único recurso que no se puede almacenar
Fotolia. / gestion tiempo IMC.
Fotolia. / gestion tiempo IMC.

Firma

Guillermo Taboada

Guillermo Taboada

El autor, GUILLERMO TABOADA, es empresario y analista económico de MUNDIARIO. Director de personas, socialnetworker, interim manager y profesor. @mundiario

El tiempo es el único recurso que no se puede almacenar, de ahí su importancia. La adecuada gestión del tiempo hace que seamos más productivos, eficaces y tengamos una mejor calidad de vida.

La queja más común a todos los niveles, es la sensación de que el tiempo del que disponemos no nos resulta suficiente para hacer todo lo que desearíamos hacer. Sin embargo, todo el mundo dispone de este recurso, escaso y limitado.

Una reflexión acerca de las leyes del tiempo te ayudará a mejorar su gestión:

1. Ley de Eclasiastés: “hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el cielo”

2. Ley de Tracy: “nunca hay suficiente tiempo para hacerlo todo, pero siempre hay suficiente tiempo para hacer lo más importante”

3. Ley de Swoboda o ley de los ritmos biológicos: “cada persona está sometida a múltiples ritmos biológicos que deben ser tenidos en cuenta en la programación de nuestras actividades”

4. Ley de Fraisse o de la disminución subjetiva del tiempo: “el tiempo tiene una dimensión objetiva y otra subjetiva o psicológica, que está en función del interés sentido por la actividad ejercida”

5. Ley del valor económico del tiempo: “establecer el valor de cada hora de trabajo propia es una medida útil que nos aporta lo que cuesta el tiempo perdido o improductivo”

6. Ley de la eficiencia forzada: “nunca hay bastante tiempo para hacerlo todo, pero siempre hay bastante tiempo para hacer las cosas más importantes”

7. Ley de la reflexión: “el tiempo de reflexión es una economía de tiempo”

8. Ley de Hofstadter: "toda planificación lleva más tiempo que el esperado, incluso si tienes en cuenta la ley de Hofstadter"

9. Ley de Eisenhower: "antes de comenzar una tarea debemos preguntarnos ¿para cuándo? y ¿para qué?"

10. Ley de la navaja de Ockham: "la efectividad de lo simple"

11. Ley de Zeigarnik: "nuestro cerebro tiene de a recordar las tareas inacabadas antes que las tareas que ya hemos terminado"

12. Ley de las ventanas rotas: "el estado de desorden o deterioro de las cosas fomenta un empeoramiento en este estado de deterioro o desorden"

Y estos cinco principios que las complementan:

    Principio de le Châtelier: las personas reaccionan para contrarrestar los cambios
    Principio de la rueda volante: las cosas nunca van rápidas al principio
    Principio de Laborit: tendemos a hacer lo que es fácil antes que lo que es difícil
    Principio de Hawthorne: la gente trabaja más cuando siente que está siendo observada
    Principio de Dunning-Kruger: los incompetentes tienden a creer que son mejores de lo que son

Con la aplicación de estas leyes y principios en tus quehaceres diarios habrás dado un gran paso para una gestión del tiempo productiva.

Por último, te recomiendo que incluyas en tus tareas semanales un control de los ladrones del tiempo, con ello completarás un sencillo curso de Eficacia en la gestión del tiempo tan necesario para afrontar un siglo XXI apasionante.

"Hay una clase de ladrón a quien la ley deja impune, y que roba lo que es más valioso para el hombre: el Tiempo." Napoleón. @mundiario