La tendencia inflacionista es global: los precios en la zona euro suben un 4,1% y en EE UU, un 6,2%

Una mujer leyendo una factura de la luz. / Twitter.
Una mujer leyendo una factura de la luz. / Twitter.
En España, el INE revisa a la baja el dato de la inflación, que en octubre se ha disparado hasta el 5,4%, su máximo en 29 años. ​
La tendencia inflacionista es global: los precios en la zona euro suben un 4,1% y en EE UU, un 6,2%

La escalada de precios no solo ahoga a los hogares españoles: la tendencia inflacionista es global. En la zona euro, los costes se han disparado un 4,1% en un año. Y en Estados Unidos se ha registrado una subida de 6,2% el mes pasado, su peor dato desde noviembre de 1990. La crisis energética, los problemas en la cadena de suministro, así como la alta demanda propiciada por la recuperación tras la pandemia, son algunos de los factores que han alimentado una situación económica a la que casi ningún consumidor es del todo inmune

En el caso de España, la inflación de octubre (5,4%) supera la media de los socios del euro (4,1%), pese a que el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha revisado a la baja en una décima sus previsiones. Así, los datos publicados este viernes confirman que, a las puertas de la campaña navideña, el país encara la mayor subida de precios de la que se tiene constancia en 29 años. 

La electricidad se dispara un 62,8%

La fuerte subida del coste de la vida en el país (la mayor desde 1992) está impulsada principalmente por el encarecimiento en los sectores de la vivienda y transporte: los precios de la electricidad se han disparado un 62,8% en octubre respecto al año pasado, motivados por los altos precios del gas y de los derechos de emisión de dióxido de carbono (CO₂). El diésel, por su parte, se ha incrementado un 30,5%, y la gasolina 26,5%. Ambos casos responden a la espectacular subida del crudo en los mercados internacionales al calor la recuperación económica pospandémica, con una escalada de más de un 60% para el barril de brent, que lleva mes y medio cotizando por encima de los 80 dólares. 

En la cesta de la compra, según los datos del Índice de precios del consumo (IPC) del INE, los productos que más se han encarecido son el aceite de oliva (subió un 26% respecto a octubre del año pasado); los refrescos (10,7%); la carne de cordero (7,2%); las pastas (7%) y los alimentos para bebé (5,3%). Hay además otros casos puntuales, como el de las bicicletas, cuyo precio ha subido un 7,6% debido a los problemas de suministro y demanda, que han retrasado sus entregas.  

Entre tanto, la inflación subyacente -que excluye los precios de la energía y de los alimentos frescos, es decir, los elementos más volátiles- escaló cuatro décimas el mes pasado, hasta el 1,4%.

Tendencia inflacionista global

Por todo esto, los precios no están subiendo solo en España: la ola inflacionista es global. En Estados Unidos, la inflación ha alcanzado su dato más alto desde 1990, con un índice de precios al consumo (IPC) que subió en octubre hasta el 6,2%, su máximo en 30 años. 

Y en la zona euro, el panorama económico no es más positivo: el incremento de los precios se sitúa en el 4,1%. De acuerdo con los datos oficiales, en países como Alemania se han disparado los precios un 4,5% en el último año, lo que supone su nivel más alto desde 1993. 

El escenario ha llevado a ciertos sectores a criticar al Banco Central Europeo (BCE), que prevé que los precios vayan moderándose a lo largo de 2022 y que ha atribuido el grueso de la subida al encarecimiento de la energía. Las voces críticas achacan la tendencia inflacionaria a la extensión innecesaria de los estímulos o la falta de una subida en los tipos de interés que pueda contenerla.


Quizá también te interesa: 

El problema de la inflación está en si se traslada a los salarios y los productos de consumo


 

Restar alarmismo 

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, se muestra optimista: cree que la inflación irá cayendo en los próximos meses, a medida que los atascos en las fábricas y en los puertos vayan deshaciéndose y los precios de la energía relajándose.

“El calendario es ahora mismo la principal esperanza de gobiernos e instituciones, que en Europa y EE UU ven el fenómeno inflacionista como transitorio, aunque su virulencia está sobrepasando las expectativas. Con el paso de los meses se puede diluir el efecto base de comparar los niveles de precios con los meses en que la pandemia hacía estragos con más fuerza”, valora El País.  

En el caso español, la Comisión Europea prevé que los precios de la energía seguirán marcando “niveles récord” en el país al menos hasta el segundo trimestre de 2022. La “buena noticia” es que, según los servicios económicos del Ejecutivo comunitario, la lentitud en la recuperación del empleo “debería ayudar a contener los salarios” y, a su vez, a limitar una espiral de precios al alza. Así, Bruselas augura una senda descendente de la inflación en España a partir de este año, hasta el 2,1% en 2022 y el 0,7% 2023. @mundiario 
 

La tendencia inflacionista es global: los precios en la zona euro suben un 4,1% y en EE UU, un 6,2%
Comentarios