Buscar

MUNDIARIO

Las 'tasas Google' desatan fricciones entre EE UU y la UE en la OMC

España y Francia activaron la aplicación del impuesto digital, pero congelaron sus respectivos cobros hasta tanto no se haya producido una negociación con Washington. 
Las 'tasas Google' desatan fricciones entre EE UU y la UE en la OMC
Sede de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en Ginebra, Suiza.
Sede de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en Ginebra, Suiza.

Firma

Ricardo Serrano

Ricardo Serrano

El autor, RICARDO SERRANO, colaborador de MUNDIARIO, es un periodista especializado en política y economía con experiencia en diversos periódicos de Venezuela y un portal web de Argentina.

El principal elemento de choque entre los dos bloques geopolíticos de poder más grandes del mundo: Estados Unidos y la Unión Europea, es el impuesto digital que Europa ha decidido aplicarles a las dos mayores multinacionales de la comunicación, Facebook y Google. Es por ello que la llamada 'tasa Google', que es un impuesto a los servicios digitales de esas compañías en algunos países europeos, ha generado fricciones y confrontación discursiva entre los representantes estadounidenses y comunitarios este jueves.

Hoy se realizó la revisión de la política comercial del grupo de los Veintisiete en la sede de la Organización Mundial de Comercio (OMC), en Ginebra, Suiza.

"Estados Unidos está extremadamente decepcionado con el hecho de que varios miembros de la UE hayan adoptado o se acerquen a la adopción de estos impuestos, que parecen diseñados para aumentar sus ingresos a costa de determinadas firmas estadounidenses", señaló al respecto el embajador de EE UU ante la OMC, Dennis Shea.

Esta declaración implica que Washington interpreta la política comercial de la UE como una estrategia para captar un mayor flujo de capitales externos echando mano de los dividendos que generan transnacionales como Google, Facebook y Twitter en territorio europeo. 

En su intervención al inicio de los tres días de reuniones para analizar la política comercial europea, Shea no citó directamente a España, que aprobó esta semana este impuesto (aunque aplazó a diciembre su cobro), aunque sí el caso de Francia, que puso en marcha su "tasa Google" en 2019 y también la ha congelado.

España y Francia son dos de los primeros países de la UE en aplicar este impuesto, aunque no de forma directa en espera de las acciones que EE UU adoptará como respuesta recíproca a la decisión de Bruselas, sobre la cual no se descarta un posible aumento de aranceles.

"EEUU investigó el impuesto digital francés y concluyó que se trata de una medida discriminatoria por la selección de servicios que cubre y los umbrales de ingresos en los que se aplicaría", señaló el embajador norteamericano.

La percepción estadounidense es que la UE se excede en el cobro de tarifas impositivas sobre los servicios de esas compañías digitales en países como España y Francia, donde hay un vasto mercado de usuarios de redes sociales y las herramientas de Google, que son las aplicaciones del paquete Google Play. 

Shea concluyó que los países que aprueben este tipo de impuestos "están poniendo en peligro los esfuerzos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en pos de encontrar una solución consensuada por todas las partes".

En respuesta a las críticas de Estados Unidos y otros miembros de la OMC, el embajador europeo ante la organización, Joao Aguiar Machado, subrayó hoy que "la Unión Europea está totalmente comprometida a avanzar en el trabajo de la OCDE y el G20 para negociar una solución antes de finales de este año". @mundiario