Buscar

MUNDIARIO

La tasa de paro alcanza niveles mínimos no vistos desde principios de 2009

La situación laboral en España mejoró por mucho en el segundo trimestre de este año, aunque no se desmarca de su tendencia estacionaria.

La tasa de paro alcanza niveles mínimos no vistos desde principios de 2009
Oficina de empleo.
Oficina de empleo.

El segundo trimestre de este año en España ha dejado una sería caída en los índices de desempleo, cayendo hasta los cuatro millones el número de personas que se encuentran sin trabajo, una cifra que no se veía desde el primer trimestre de 2009, cuando se superó esa barrera tras la quiebra del Lehman Brothers. Sin embargo, pese a que durante este trimestre se han recuperado los niveles máximos de PIB que se llevó consigo la crisis, la cifra todavía está lejos de alcanzar los 1.5 millones de desempleados reportados en el verano de 2007. Y tampoco llega a los 3.2 millones registrados en el último trimestre de 2008. En otras palabras, en algún momento del primer trimestre de 2009 se tuvo menos de 4 millones de desempleados.

El mercado laboral de España se comporta según la estación. La llegada de la Semana Santa y el buen tiempo han colaborado para que la situación vuelva a levantar, especialmente gracias al sector hotelero y turista: el paro disfrutó el mayor descenso trimestral de la serie histórica, que inició en 1964, con 340.700 parados menos, un recorte del 8%, que en números se traduce a 3.914 millones de parados. Hasta el momento en 2017 el número de desempleados ha bajado ya en 660.400 personas y la tasa de desempleo queda en el 17.2%, casi tres puntos menos que hace un año pero todavía lejos del 7.9% reportado en 2007, de acuerdo a la Encuesta de Población Activa (EVA), publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística.

Esta caída del paro en este trimestre es todavía mejor si se considera que el número de activos ha subido ligeramente en 34.000 personas hasta llegar a los 22.7 millones, que son el 58.8% de la población. A diferencia de otros momentos, cuando la población emprendía un éxodo en búsqueda de otras oportunidades o renunciaba a buscar un trabajo del todo, el desempleo a estas alturas cae esencialmente porque se han creado puestos de trabajo. La tendencia, eso sí, ha sido solamente entre abril y junio. Durante el último año en general apenas se crearon 148.000 plazas. "Este factor contribuye a reducir la tasa de paro, pero no puede considerarse un elemento positivo", reza el estudio. La demografía, explica El País, también juega un papel contra el mercado laboral.

En el segundo trimestre se crearon hasta 375.000 plazas, un 2% más. La cifra supera de lejos los 271.400 puestos de trabajo del segundo trimestre de 2016 pero por debajo de los mismos periodos en 2014 y 2015, cuando el aumento llegó hasta los 400.000 puestos. De los 349.500 nuevos asalariados registrados, hasta 93.600 obtuvieron un contrato indefinido y unos 255.900 eran empleos temporales. Es decir, el 73% de las contrataciones eran temporales, lo cual explica que esta creación de empleo está como siempre marcada por la estacionalidad y, por lo tanto, la precariedad. La tasa de temporalidad se ha elevado hasta el 26.8%. Es más, la mayor porción de los trabajos creados pertenecen al sector hotelero, pues a éste corresponden 172.900 de los 375.000.

Sin embargo, la mayor parte de esos puestos son a tiempo completo y la ocupación crece en todos los sectores a excepción del agrícola. De paso, el empleo por cuenta propia se queda varado en 23.800 nuevos autónomos, algo que Randstad Research califica como "una señal de una mejora en la calidad de empleo".

Alza en la industria manufacturera

En este último año, la ocupación ha aumentado en hasta 512.300 personas, llegando a un ritmo del 2.8%, medio punto más que en el trimestre previo y una tasa de crecimiento que llega casi a la del crecimiento del PIB. La mayor parte de este acelerón económico se dirige a la creación de nuevos puestos de trabajo, de lo que se interfiere que la productividad del empleo creado sigue siendo baja de cualquier forma. La ocupación se está precipitando tras cuatro trimestres consecutivos avanzando a ritmos que apenas llegaban al 2.5%. Lo que a su vez implica que la actividad económica esté subiendo la marcha, explica el servicio de estudios de BBVA citado por El País, podría dejar el crecimiento del PIB para el cierre de 2017 en el 3.3% por encima del año anterior. El gran total de ocupados estaba en junio en 18.813 millones, su nivel más alto desde el tercer trimestre de 2010. Con todo, sigue estando lejos de los 20.7 millones en el verano de 2007, la cifra más alta.

Contra esa estacionalidad del trimestre, los datos anuales apuntan otra tendencia: de los 512.000 ocupados generados en este último año, apenas 14.000 fueron del sector hotelero. La rama con más empleos nuevos fue la manufacturera, que tiene 113.700 empleados nuevos. "Con estos números no se puede decir que la recuperación del mercado laboral se deba exclusivamente al turismo y la hostelería", explica Valentín Bote, de Randstad Research.

De acuerdo al instituto de estadística, durante este último año "en los Servicios hay 244.100 ocupados más, en la Industria 139.500, en la Agricultura 72.400 y en la Construcción 56.300". En otras palabras, el turismo y la restauración no son los únicos que propiciaron este crecimiento laboral. La mayoría de puestos creados entre abril y junio pertenecen al sector privado, que sumó un avance de la ocupación de hasta 345.100 personas, en tanto que el empleo público subió en este trimestre a 29.900 efectivos. En el gran total de los últimos 12 meses, la ocupación en el sector privado se ha aumentado hasta en 503.600 personas contra los 8.700 en el sector público.

También se ha reportado una mejora en un indicador subrayado en rojo: los hogares cuyo total de integrantes activos están desempleados. Estos bajaron hasta los 1.227 millones, es decir 117.100 menos, una cantidad no vista desde el último trimestre de 2009. De ese total, 318.700 son unipersonales, asegura el estudio.

Otro dato que dará cuando menos en qué pensar es el paro de larga duración. De los 3.9 millones de parados, hasta 2.135 millones han estado al menos dos años sin empleo. En porcentaje es un 54.6%. La cifra mejora y desciende hasta en 178.000 individuos en este trimestre y en 527.000 durante el último año.

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Economía.