La tasa que se cobra por préstamos personales, más baja que la que se aplica por tarjetas

Imagen promocional de solcredito.es
Imagen promocional de solcredito.es

La mayoría de las personas recurren a las tarjetas de crédito para gastos inesperados, pero un préstamo personal puede ser más barato y puede ayudar a no exceder los gastos.

La tasa que se cobra por préstamos personales, más baja que la que se aplica por tarjetas

La mayoría de las personas recurren a las tarjetas de crédito para gastos inesperados, pero un préstamo personal puede ser más barato y puede ayudar a no exceder los gastos.

Un préstamo personal es un producto que le permite a una persona, como cliente o prestatario, recibir una determinada cantidad de dinero (el denominado capital del préstamo) de una entidad de crédito (prestamista), a cambio del compromiso de devolver dicha cantidad, junto con los intereses y/u honorarios correspondientes mediante cuotas.

La mayoría de las personas recurren a las tarjetas de crédito para gastos inesperados, pero un préstamo personal puede ser más barato y puede ayudar a no exceder los gastos, asegura la firma del sector SolCredito en su página web.

La tasa que se cobra por los préstamos personales es más baja que la que se aplica por financiaciones con tarjetas de crédito. Además los préstamos personales sin garantía tienen tasas de interés más bajas que las tarjetas de crédito.

"Para empezar, los préstamos personales vienen en cantidades fijas, lo cual te obliga a presupuestar las necesidades financieras y averiguar de antemano cuánto dinero te costará, por ejemplo, remodelar tu casa, a sabiendas de que incluso puedes encontrar préstamos online", explica a MUNDIARIO una fuente del sector. Solcredito ofrece, de hecho, préstamos online de forma rápida y flexible. "Nuestro servicio transparente le permite ver el coste total de su préstamo online antes de realizar la solicitud. No hay gastos escondidos ni adicionales si lo devuelve dentro del plazo establecido", aseguran desde esta firma.

Los préstamos personales vienen en muchas formas diferentes. Hay préstamos personales, garantizados y no garantizados, con tasas de interés fijo y con tasas de interés variable, préstamos personales para personas con mal crédito, préstamos personales precalificados, etc. Todos tienen el mismo concepto: son préstamos para fines personales que pueden suponer altas sumas, pero nunca tan altas como las hipotecas.

La presencia o ausencia de garantías determina si un préstamo personal es con o sin garantía. Garantías es una garantía (un activo), que garantiza la devolución del préstamo y reducir así los riesgos de la operación financiera de la entidad crediticia. Es la razón por la que los préstamos garantizados personales implican estos tipos de interés bajos en comparación con los préstamos personales sin garantía.

La tasa que se cobra por préstamos personales, más baja que la que se aplica por tarjetas
Comentarios