Tarjetas con devolución en compras: ¿siempre valen la pena?

Mujer haciendo compras / Andrea Piacquadio
Mujer haciendo compras / Andrea Piacquadio
La devolución en compras que ofrecen algunas tarjetas de crédito es una gran ventaja, pero según las características de la oferta no siempre vale la pena.
Tarjetas con devolución en compras: ¿siempre valen la pena?
Una de las ventajas más suculentas que ofrecen muchas tarjetas de crédito es la devolución de un porcentaje de las compras. Esta ventaja nos permite ahorrar incluso hasta un 10% en las compras que realicemos y, en muchas ocasiones, puede ser una de las características decisivas para contratar una tarjeta u otra. No obstante, antes de decantarnos por una tarjeta con devolución en compras u otra, es importante tener en cuenta varios factores que condicionarán el provecho que podamos sacarles. Aspectos como la cantidad máxima de devolución, los comercios en los que se aplican los descuentos, la forma en la que se realiza la devolución o si la bonificación solo se recibe si se abonan las compras a plazos serán puntos decisivos para elegir correctamente la tarjeta que mejor se adapta a nuestros hábitos de consumo.

Aspectos de la devolución de las tarjetas que hay que controlar

El primer aspecto a tener en cuenta son los comercios en los que se aplica la devolución. Lo ideal es que se aplique indistintamente sobre todas las compras que realicemos con la tarjeta, pero lo más común es que solo nos bonifiquen las compras realizadas en determinados sectores o en tiendas concretas. Por ello, antes de contratar una tarjeta de crédito es importante analizar en qué comercios podremos aprovechar esta ventaja. Imaginemos que queremos contratar una tarjeta con devolución en gasolineras, pero solo permite la devolución en repostajes de las gasolineras Galp. Si nuestras rutas con el coche más habituales no pasan por estas gasolineras, puede tratarse de una ventaja que no aprovecharemos.

Por otro lado, también debemos controlar el porcentaje de devolución que ofrecen, así como la cantidad máxima que nos devolverán. Si la tarjeta solamente ofrece un 0,5% de devolución con un máximo de 3 euros al mes, tendremos que gastar 600 euros al mes para obtener el máximo de la bonificación. En cambio, si la cantidad máxima es de 10 euros al mes y la devolución es del 10%, entonces solamente gastando 100 euros al mes obtendremos el máximo del ahorro.

Las condiciones de las tarjetas con devolución en compras

Además, debemos tener en cuenta en qué casos se aplica la devolución de las tarjetas, ya que muchas solamente lo hacen cuando realizamos compras con el método de pago aplazado. En estos casos, debemos tener en cuenta que el pago de los intereses por aplazar la compra muy probablemente se “coma” la devolución obtenida y no siempre saldrá a cuenta. Por otro lado, también debemos tener en cuenta cómo nos devolverán ese porcentaje, ya que no siempre será beneficioso para nosotros. La mejor alternativa es que nos ingresen el efectivo en nuestra cuenta corriente para poder utilizar el dinero para lo que queramos, aunque esta alternativa está sujeta al pago de IRPF y se deberá declarar en la renta.

Otra forma de obtener la devolución es que nos descuentan del recibo del mes siguiente la devolución obtenida, así, si tenemos que pagar 100 euros el próximo mes y hemos obtenido una devolución de 5€, al mes siguiente pagaremos 95 euros. No obstante, implica haber pagado con pago aplazado con su consiguiente generación de intereses.

Finalmente, la tercera forma en la que nos pueden devolver el porcentaje de las compras es con vales descuento en las mismas tiendas adheridas, lo que limita el uso del dinero a solamente esas tiendas. Teniendo en cuenta todas estas características y analizando nuestro perfil como consumidores podremos buscar una tarjeta de crédito que realmente se adapte a nuestras compras para sacarle el máximo provecho. @mundiario

Tarjetas con devolución en compras: ¿siempre valen la pena?
Comentarios