Sorprendente plan de estímulo de Joe Biden, presidente de EE UU

V23IC7Y27BHSBDCPAFAYJXQTWQ_opt_opt
Joe Bien, presidente de EE UU. / RR SS.

El plan económico de inyectar 1.9 billones de dólares para gastos, cheques a familias y préstamos presentado por el demócrata ha pasmado a economistas propios y extraños.

Sorprendente plan de estímulo de Joe Biden, presidente de EE UU

Se basa en un incremento del gasto público y endeudamiento para aumentar la demanda agregada y de esta forma hacer crecer el PIB, la producción nacional, con el objetivo primario de volver al paro del 3,5%. El plan de 1.9 billones de dólares incluye cheques por 1.400 dólares, bono de desempleo semanal de 400 dólares, asignación anual por hijo de 3.600 dólares, subir el salario mínimo desde 7.5 dólares a 15 dólares y miles de millones para vacunas, educación y gobiernos locales.

El mayor estímulo a la economía de cualquier presidente. Supera los 967.000 millones de dólares del presidente Obama y los 900.000 millones de Mr. Trump.

Se calcula que el estímulo adicional del 9% del PIB aumentará la producción un 3% a finales de 2022. El riesgo del plan, pendiente de la aprobación por el Senado, es que si fracasa provocaría una inflación por encima del 3%, inestabilidad financiera, descenso de bolsas, consumo, producción y no alcanzar el objetivo del 3,5% del paro.

Comparación de los planes de estimulo en EE UU. / RR SS.

Comparación de los planes de estimulo en EE UU. / RR SS. 

El premio Nobel de Economía Paul Krugman está a favor del plan de estímulo económico del presidente de EE UU. Krugman expone un nuevo argumento, explica que no hay pruebas de que un desempleo bajo aumente los salarios y la inflación. El argumento del economista es que el vínculo entre desempleo e inflación se ha debilitado. Y si el plan de impulso de Joe Biden consigue la recuperación y salida de la crisis sería el mejor plan a aplicar: da prioridad a las familias con un fuerte estímulo fiscal apropiado, aumento de la deuda pública y del gasto.

 ¿Qué se piensa en la UE?

El proyecto contrasta con la política económica restrictiva aplicada por la UE en la crisis financiera de 2008, cuando diez años después no logró llegar a los datos anteriores. La política restrictiva de menos gastos y más impuestos, provocó sufrimientos en las clases menos pudientes aumentando las desigualdades.

El plan de Joe Biden será analizado por otros estados occidentales para ver si consigue el éxito de que un plan de recuperación económica es posible sin controlar la inflación. La situación actual es diferente al pasado, debido a la baja inflación con tipos de interés próximos a cero. Desde hace más de 40 años, cuando Ronald Reagan aplicó la reforma del libre mercado, no se lleva a cabo un cambio tan profundo. No obstante, la deuda pública creada tendrá su coste a largo plazo: las generaciones futuras tendrán que pagarla. El FMI y la OCDE han recomendado para la recuperación económica una política fiscal menos restrictiva, pero no llega ni mucho menos a lo propuesto por el demócrata.

 

Mientras tanto, ¿qué se piensa en la UE? Se habla de un riesgo excesivo de la administración Biden al aplicar la totalidad de 1,9 billones de dólares. Recelan que se consiga algo con el aumento del gasto para la recuperación económica. Se piensa más en aumentar impuestos, sobre todo si vas a gastar más en sanidad y políticas sociales. En un principio los estímulos a aplicar son la mitad de la política fiscal que en EEUU. La eurozona puede quedar muy atrás de Washington en cuanto a acción política y resultados. Aquí volvemos a ver la división entre economistas:

Los economistas de tendencia socialdemócrata postulan que los países tienen con el plan de estímulo margen de crecimiento económico antes de que suba la inflación y proponen más estímulos para no volver al estancamiento secular, con economías paradas, rutinarias, atascadas.

los economistas de tendencia neoliberal dicen que hay un riesgo excesivo en la aplicación del plan. Los estímulos pueden crear presión inflacionista limitando el espacio para inversiones importantes de empresas. También que el programa de 1.9 billones sería malo si calienta la economía. Todos se justificarían si sube más del 3% la inflación, obligaría a los bancos centrales a subir el tipo de interés para provocar recesión y desempleo.

En resumen, si el plan del presidente Joe Biden demuestra que genera más crecimiento futuro, con la inflación controlada, sería el toque de salida para que otros gobiernos hagan lo mismo. Es la recomendación que la Secretaria del Tesoro Janet Yellen ha hecho al G-7. @mundiario

Sorprendente plan de estímulo de Joe Biden, presidente de EE UU
Comentarios