SnapChat presenta sus resultados trimestrales y vuelve a caer en la Bolsa

Snapchat. / RRSS
Snapchat. / RRSS

La red del fantasma sigue sin despegar en Wall Street y sus resultados trimestrales le dejan en una situación delicada ante el avance de Facebook.

SnapChat presenta sus resultados trimestrales y vuelve a caer en la Bolsa

El estreno de SnapChat en Bolsa fue uno de los más esperados durante mucho tiempo en Wall Street. Cuando por fin se decidió a hacerlo, no obstante, se levantaron bastantes dudas en torno al proyecto. La emergente e innovadora plataforma debía convencer a los padrinos de Nueva York que era un negocio rentable. A poco más de dos meses desde que se hizo pública -2 de marzo de este año-, la red todavía no ha exhibido su potencial.

La red del fantasma acaba de publicar sus resultados trimestrales por primera vez desde que cotiza en la Gran Manzana y sus resultados reflejan una pérdida neta de hasta 2.210 millones de dólares en el primer trimestre de este año. Es un 20% más que el rendimiento a las mismas alturas el año pasado. Cuentan con 166 millones de activos usuarios a diario, pero éstos le reportan apenas 149.6 millones de dólares en ingresos, una casilla que sí mejoró en un 286%.

Las pérdidas incluyen hasta 2.000 millones de dólares en compensaciones por la oferta de acciones. No obstante, aun si deja de contarse este tipo de cargas extraordinarias, la cifra sigue siendo alta, de 188 millones para ser exactos. El desbalance entre ingresos y pérdidas es lamentable. Encima de eso, la red está siendo devorarada por Facebook desde que ésta intentó comprarla sin éxito. La red de Mark Zuckerberg, en cambio, creció un 36% en el último año. El principal rival de SnapChat, Stories de Instagram, cuenta con 200 millones de usuarios.

De por sí el uso de esta red y sus posibles provechos comerciales despertaban recelos entre los inversores, por lo que estos números complican más la labor de los dueños de SnapChat de demostrar que su emprendimiento puede ser fructífero en términos de dinero. Su crecimiento retrocede al compararse con los 165 millones de dólares que reportó en el trimestre previo, sin contar que las métricas utilizadas para el análisis del negocio no justifican un valor bursátil tan alto, por lo que sus propietarios están obligados a calcular todos sus movimientos. Encima, los padrinos se limitan a dar dinero pues el poder y la toma de decisiones queda en los fundadores del artilugio.

Cuando salió a la Bolsa en marzo, la empresa tenía una valoración de 24.000 millones de dólares. Sus propietarios ingresaron 3.600 millones de dólares tras la operación. En su primer día, sus acciones se habían apreciado un 44%, llegando a casi 30 dólares, 13 más que el precio inicial.

No obstante, esa efervescencia se fue difuminando y las acciones cayeron del precio unitario de los 20 dólares en cuestión de días. Han pasado semanas desde que los títulos llegaron a los 24 dólares, su punto más alto tras su jornada de estreno. El miércoles de esta semana perdieron el 20% de su valor, que luego cayó al 25% tras la presentación de resultados del primer semestre.

Y la empresa todavía tiene mucho campo que remontar. Un estudio reciente demostró que no está ni siquiera entre las primeras cinco redes favoritas de los jóvenes de entre 16 y 20 años, pese a que son éstos una gran parte de su público objetivo. El ránking encima está casi ocupado en su totalidad por Zuckerberg, quien con su instinto digitívoro ha ido comiéndose a esta nueva aplicación lentamente, pues ha llevado su modalidad de mensajes efímeros tanto a la plataforma móvil de su empresa estrella como a la de sus dos satélites favoritos: Instagram y WhatsApp.
 

SnapChat presenta sus resultados trimestrales y vuelve a caer en la Bolsa
Comentarios