¿Sirve de algo pedir la copia al pagar con tarjeta?

Datáfono. / Pixabay
Datáfono. / Pixabay
Cada vez estamos más acostumbrados a pagar con tarjeta y, sin embargo, muchas veces todavía no sabemos qué responder cuando nos preguntan si queremos copia. ¿Vale la pena pedirla? 
¿Sirve de algo pedir la copia al pagar con tarjeta?

A la hora de pagar una compra con tarjeta de crédito, de débito o de prepago, hay una pregunta que se repite una y otra vez: "¿quieres copia?". Pero ¿cuál es la respuesta correcta? Muchas veces respondemos por inercia un “no, gracias” sin ni siquiera preguntarnos qué utilidad tiene este recibo que imprime el datáfono.

Esa “copia” que nos ofrecen con tanta insistencia cada vez que pagamos con tarjeta no es más que “el resguardo del terminal de punto de venta (TPV) con los detalles del pago”, aclara el Banco de España (BdE). No debemos confundirla con el tique de compra, que es el que nos pedirán si, por ejemplo, queremos devolver un producto o cambiarlo por otro.

¿Debemos pedir la copia al pagar con tarjeta?

Lo cierto es que no tenemos por qué pedirla. De hecho, es probable que casi nunca la solicitemos y tampoco la hayamos echado de menos jamás. Al fin y al cabo, en el propio tique ya aparecen los datos de la operación. El BdE señala que, probablemente, rechazar la copia de la tarjeta sea una buena decisión: “No lo necesitas y, además, así proteges el medio ambiente”.

Sin embargo, los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com aclaran que pedir la copia puede ser una buena opción en aquellas ocasiones en las que pagamos sin fijarnos en el importe que figura en el TPV. Lo recomendable es verificar que la cifra que aparece en la pantalla del datáfono es correcta antes de acercar la tarjeta, pero, si olvidamos comprobarlo, la copia nos permitirá saber cuál ha sido el importe exacto de la transacción. 

"Si después de pagar una compra con tarjeta nos damos cuenta de que no nos hemos fijado en el importe que ha tecleado el comerciante en el terminal, podemos pedir la copia y así sabremos exactamente lo que hemos pagado y podremos descartar cualquier tipo de error", explican desde HelpMyCash.

El Banco de España apunta en la misma dirección y aclara que, antes de rechazar la copia, conviene asegurarse de que nos han cobrado el importe adecuado, algo que podremos comprobar verificando la pantalla del datáfono antes de acercar la tarjeta.

Otra opción para ahorrar papel y evitar pedir la copia es activar el servicio de alertas de nuestra entidad y solicitar que nos envíe un SMS o una notificación push cada vez que realicemos una compra. Así, recibiremos una alerta en el mismo momento de pagar con el importe de la transacción y podremos verificar que el cargo es correcto. Además, también podemos entrar en la app de nuestro banco para comprobar el historial de transacciones.

Conviene revisar con regularidad el extracto de la tarjeta y de la cuenta asociada para verificar que todos los pagos que hemos realizado son correctos.

¿Y si nos cobran dos veces la misma compra?

Si tras revisar el extracto de la cuenta detectamos que nos han cobrado dos veces la misma compra, podemos reclamar. "Debes saber que para que cualquier pago que realices se cargue en tu cuenta bancaria, el banco debe contar con tu autorización", aclara el supervisor nacional. "Así, este segundo adeudo sería incorrecto", añade.

En estos casos, debemos informar al banco cuanto antes. El plazo para notificar el cargo duplicado es de un máximo de trece meses desde la fecha del pago. Una vez hayamos informado a la entidad, esta deberá devolvernos el dinero del pago no autorizado de forma inmediata. @mundiario

¿Sirve de algo pedir la copia al pagar con tarjeta?
Comentarios