Restricción crediticia: La eliminación del crédito comercial sentencia a las pymes

Comparativa de la evolución del crédito comercial frente al total de crédito bancario (2007-2013).

Los bancos han cerrado el grifo del crédito comercial en mayor medida que otras modalidades de crédito. La explicación es que así pueden reducir rápidamente sus necesidades de capital.

Restricción crediticia: La eliminación del crédito comercial sentencia a las pymes

El Banco de España acaba de facilitarnos los últimos datos, a julio de 2013, sobre créditos a empresas y familias. Su lectura no hace más que confirmar la severa restricción crediticia que padecemos, lo que se demuestra por la caída del 15,2% que experimenta el saldo si lo comparamos con finales de 2007, en la antesala de la crisis. Hemos de apuntar que existe una severa distorsión en los saldos, pues la variación en el de los créditos con garantía real, que desciende un 21,6%, viene motivada por las significativas adjudicaciones de activos en pago de deuda, como las verificadas en los casos de múltiples promociones inmobiliarias.

La caída al abismo del crédito comercial

Mucho se habla de la restricción crediticia a las empresas, del problema de las empresas para acceder al crédito. Si analizamos el desglose de la evolución del crédito bancario, podemos comprobar como el que más se reduce es el crédito comercial, nada menos que a una tasa del 63,6% desde 2007, como en el gráfico que encabeza este artículo se puede apreciar. Pero, ¿qué partidas recoge el crédito comercial?, pues el descuento o anticipo de los derechos de crédito sobre los clientes, que se materializan en facturas, pagarés, letras de cambio, certificaciones o documentos análogos.  Estamos tratando de la modalidad que permite, básicamente a las pequeñas y medianas empresas, cubrir las necesidades de liquidez derivadas de los dilatados plazos de cobro, como mínimo 90 días, que rigen en la actividad empresarial, para poder atender sus compromisos de pago a corto plazo, normalmente con proveedores y personal. En definitiva, se trata de la modalidad que resulta fundamental para asegurar la viabilidad del negocio a corto plazo y su bloqueo las aboca al concurso de acreedores, como las estadísticas demuestran.

Los motivos de la caída: reducir capital y provisiones al instante

El bloqueo de la banca al crédito comercial es totalmente intencionado. La clave está en que esta modalidad crediticia, con plazos medios de unos 90 días, permite una rápida disminución de los requerimientos de capital que conllevan. Recordemos que Basilea III exigirá en 2019 un ratio de capital básico más TIER1 del 13%, por lo que su disminución, en términos absolutos, de unos 57.000 millones de euros, podría disminuir en unos 7.500 millones de euros las necesidades de capital de la banca española. A cambio habrán sembrado de cadáveres empresariales el camino recorrido en los últimos cinco años.

Pero, lo que agrava la situación todavía más, la Circular 4/2004 del Banco de España, en su anexo IX , considera el crédito comercial como riesgo “medio”, igual calificación que otros  créditos y préstamos donde solo existe un obligado al pago. No podemos estar más en desacuerdo con esta calificación, pues documentos como certificaciones, pagarés y letras de cambio aceptadas, si no existe impago, son atendidas por el pagador. Por ello, en nuestra opinión, una medida que facilitaría la recuperación del crédito comercial, pues exigiría menores aprovisionamientos, sería la de calificar estos documentos como riesgo “medio-bajo”, como se clasifica al arrendamiento financiero.

Por último destacar que las entidades que han recibido ayudas públicas en enormes cuantías, no permiten con esta actitud ni el más mínimo retorno a la sociedad que las ha rescatado, es más, están condenando a la liquidación a empresas viables. Paralelamente, ni ICO ni IGAPE disponen de herramientas correctoras para este problema, muestra de ello es que la última línea del IGAPE de circulante, el plan Re-Brote, se cerró el 31 de octubre de 2011. Así nos va.

Restricción crediticia: La eliminación del crédito comercial sentencia a las pymes
Comentarios