Samsung ha oficializado que detendrá la producción de los Galaxy S7 Note

Samsung. / Twitter
Samsung.

El que apuntaba a ser el mejor modelo Android de todos los tiempos continúa arrastrando problemas para su fabricante luego de que las baterías de muchos se incendiaran.

Samsung ha oficializado que detendrá la producción de los Galaxy S7 Note

Samsung parece estar destinado a que siempre algo, o a veces casi todo, le salga mal cuando parece que ha encontrado su mejor momento. La firma surcoreana confirmó que recibió nuevos reportes de que las baterías de su Galaxy S7 Note, ese mismo que fue calificado por expertos como el mejor dispositivo Android jamás creado, se incendiaran, aunque esta vez sin explosiones. Ante ello, la empresa emitió un comunicado asegurando que dejará de producir estas terminales. La medida ya está cobrando víctimas en Estados Unidos.

AT&T, Verizon y T-Mobile, las tres gigantes de las telecomunicación en Estados Unidos, se comunicaron con sus clientes que hayan adquirido el teléfono de Samsung para confirmarles que ya no cuentan con aquél y que, en cambio, les darán otro de gama alta de un valor equivalente. La situación deja a la omnipotente asiática en una encrucijada muy delicada.

El inicio del calvario

El dilema de Samsung y su último modelo de teléfono empezó a finales de agosto, algo así como una semana o poco más antes de que Apple presentara su nuevo iPhone. En aquel entonces corrieron fotos y vídeos del nuevo Galaxy S7 Note incendiado y explotado, tomando por sorpresa al fabricante. A la desesperada, la compañía pidió a los usuarios que les enviaran el dispositivo a su sede y que a cambio recibirían un modelo idéntico pero con el problema resuelto. Pero aquello no sirvió de nada.

La semana pasado un avión debió ser evacuado cuando uno de esos teléfonos supuestamente arreglados estaba sacando humo. Horas después, hasta cuatro reportes similares aparecieron de distinas partes donde los nuevos dispositivos habían sido entregados a sus insatisfechos clientes.

Otros productos bajo la mira

Tras la agitación, Samsung hizo lo posible por recompensar a sus clientes, pero la surcoreana parece haber abierto una caja de Pandora para sus productos de este año. En Estados Unidos se les ha acusado de poner en peligro varios hogares luego de que sus lavadoras domésticas explotaran, por lo que incluso la empresa fue demandada en Nueva Jersey. La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de Estados Unidos (CPSC, por sus siglas en inglés) espera que en lo que queda de este lunes la tecnológica se pronuncie.

Con todo y sus problemas, económicamente Samsung se encuentra en un buen momento. Los problemas con sus móviles y lavadoras le han representado un gasto no previsto de 5 millones de dólares, aunque esa cifra queda en poco si se le compara con los 7 millones de dólares facturados tan sólo en el último trimestre, en el que sus ventas subieron un 6%. @hmorales_gt

Samsung ha oficializado que detendrá la producción de los Galaxy S7 Note
Comentarios