Rusia corta el gas a Europa: Gazprom anuncia el cierre indefinido del gasoducto Nord Stream

Gasoducto Nord Stream. RR SS.
Gasoducto Nord Stream. / RR SS.

La empresa estatal de energía rusa justifica el cierre argumentado que ha encontrado una fuga de aceite en una turbina. Bruselas acusa a Moscú de recurrir a “pretextos falaces” para suspender el suministro.

Rusia corta el gas a Europa: Gazprom anuncia el cierre indefinido del gasoducto Nord Stream

Rusia corta el gas a Europa. La empresa estatal de energía rusa Gazprom ha anunciado este viernes el cierre indefinido del gasoducto Nord Stream, por el que Moscú envía gas a Alemania y buena parte del Viejo Continente, argumentado que ha encontrado una fuga de aceite en una turbina, que solo puede ser reparada “por una empresa de reparación especializada”.

El suministro ha estado suspendido desde el miércoles de esta semana por lo que la firma rusa ha descrito como "trabajos de mantenimiento", y debía reanudarse este sábado de madrugada, lo que finalmente no ocurrirá.

“Durante las tareas de mantenimiento programadas”, arranca un comunicado de la compañía difundido en las redes sociales. “Que se realizaron en conjunto con Siemens, se descubrió que hay una fuga de aceite con un compuesto sellador”. “También se detectó aceite cerca de la línea de cable ubicada en el gabinete de terminales exterior del sistema de control automatizado de la GCU”, añade el texto. “Rostekhnadzor [el servicio federal para la supervisión ambiental, tecnológica y nuclear] de Rusia emitió una advertencia de que las fallas detectadas hacen que sea imposible garantizar la seguridad y funcionamiento sin problemas del motor de turbina de gas. Por lo tanto, se requiere tomar las medidas apropiadas y suspender la operación de la unidad compresora de gas Trent 60 en vista de las violaciones graves identificadas. La transmisión de gas a través del gasoducto Nord Stream se ha cerrado por completo hasta que los defectos operativos en el equipamiento sean eliminados”.

Golpe a Europa

El cierre del Nord Stream supone un duro golpe para Europa, que llevaba meses alertando sobre el riesgo de que Rusia cerrara el grifo del gas en represalia a las sanciones por la guerra, una jugada que ha llevado a los países de la Unión Europea a plantearse la independencia energética como gran objetivo.

El primer paso de Bruselas en ese sentido ha sido dar luz verde a un plan de ahorro energético por si Vladimir Putin ordenaba cortar el suministro. Pese a esto, la decisión rusa pone en jaque especialmente a países como Alemania, que depende en enorme medida de Moscú en materia energética.

En este contexto, el Ejecutivo comunitario ha respondido con fuertes críticas a Rusia y dudas sobre la situación del gasoducto. “El anuncio de Gazprom de que una vez más cerrará Nord Stream bajo pretextos falaces es otra confirmación de su falta de fiabilidad como proveedor”, ha dicho el portavoz de la Comisión, Eric Mamer, en Twitter. Para Bruselas la decisión de Rusia es “otra confirmación de su poca fiabilidad como suministrador” de gas y un ejemplo de su “cinismo, ya que prefiere quemar gas en lugar de cumplir los contratos”.

Siemens se posiciona

Por su parte, Siemens Energy, fabricante de la turbina presuntamente dañada en el Nord Stream, ha asegurado que la versión de Gazprom “no constituye una razón técnica para cesar las operaciones” en la infraestructura. La compañía ha explicado en un comunicado que “este tipo de filtraciones no suelen afectar a la actividad de la turbina y se pueden arreglar en el lugar”.

La estatal rusa ha defendido que el arreglo solo es posible en las instalaciones de Siemens en Canadá, país que incluyó a Gazprom en su lista de sanciones. “Es un procedimiento de rutina”, ha sentenciado el gigane de fabricación industrial europeo, antes de añadir que en otras ocasiones, este tipo de incidencias nunca derivaron en “un cierre de las operaciones”.

Precio máximo al petróleo

El corte del suministro de gas ruso a Europa eleva la tensión con el Kremlin en el contexto de la guerra en Ucrania, y se produce horas después de que el G-7 y la Comisión Europea acordasen imponer un precio máximo al petróleo ruso. 

La medida implica que los países que se suscriban a la política adoptada por Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Italia y Japón, además del resto de países miembros de la Unión Europea, solo podrán adquirir el petróleo y los productos derivados del crudo ruso transportados por mar que se vendan al precio tope o bien por debajo de este.

La presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, ha abogado además por ampliar la medida a la importación de gas, mientras que Rusia ya ha dejado claro que no exportará a países que apliquen este u otros límites a su productos energéticos. @mundiario

Rusia corta el gas a Europa: Gazprom anuncia el cierre indefinido del gasoducto Nord Stream
Comentarios