Rusia ataca la economía de Europa

Planta de procesamiento de gas Amur, en Rusia. Twitter
Planta de procesamiento de gas Amur, en Rusia. / Twitter
Moscú cumple su promesa contra los países "no amigos" que deberán pagar por el gas en rublos. Polonia y Bulgaria se negaron y son sancionados por dicha razón.
Rusia ataca la economía de Europa

Como se vía venir, la guerra de Ucrania empezará a afectar de forma específica el suministro de gas en Europa. Dos meses han pasado y a partir de esta semana Rusia anunció que suspendería el suministro de gas a Bulgaria y Polonia. 

Moscú había advertido previamente que los países "no amigos" debían pagar el gas en rublos, cuestión a la que se negaron tanto Bulgaria como Polonia. La empresa de gas estatal polaca PGNiG informó que la gigante rusa Gazprom les anunció que detendría el envío del gas en función a las nuevas reglas establecidas por el Kremlin.

La PGNiG depende de Gazprom para obtener la mayor cantidad del gas importa. Las cifras del primer trimestre del año informan que hasta el 53% de sus importaciones procedían de la empresa rusa. La compañía polaca, por su parte, informó que dichas acciones vulneran los términos de su contrato y aseguran que buscarán la forma de reestablecer el suministro. 

Por su parte, Bulgaria depende hasta un 90% del suministro ruso. Las autoridades búlgaras informaron que tomarán medidas para encontrar fuentes alternativas para mantener el servicio pese al anuncio ruso. Desde Polonia, la ministra de Clima, Anna Moskwa, aseguró que los suministros de energía del país están garantizados. Expresó que por ahora no hay necesidad de sacar las reservas del país y tampoco se cortará el suministro de los clientes. 

PGNiG ha explicado que sus depósitos de gas están al 80% de su capacidad y que a medida que llega el verano, la demanda es inferior. Polonia cuenta con fuentes alternativas de gas, además, el 1 de mayo empezará a operar el gasoducto que llevará gas al país desde Lituania.

En cualquier caso, Polonia se preparaba para este año dejar de depender de Rusia debido a que no iban a renegociar su contrato cuyo fin sería este mismo 2022. En cambio, se concentran en finiquitar la próxima construcción de un nuevo gasoducto proveniente de Noruega que permitiría concretar su relación con el Kremlin. 

El gas ruso representa en la actualidad el 40% de las importaciones de gas natural de la Unión Europea. Sin embargo, desde el comienzo de la guerra muchos países se han comprometido a liberarse de estos lazos y empezar a pensar en otras alternativas más allá de Rusia. La UE, Reino Unido y EE UU han impuesto duras sanciones contra el gas y petróleo ruso cuyo objetivo es finalizar con la dependencia que se tiene actualmente del país. @mundiario

Rusia ataca la economía de Europa