Ribera calcula que en ocho o nueve meses estará operativo el gasoducto para llevar gas a Europa

Teresa Ribera, vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica. / RR SS.
Teresa Ribera, vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica. / RR SS.

La ministra de Transición Ecológica asegura que la construcción del Midcat requerirá de una fuerte inversión, por lo que considera necesario recibir financiación de Bruselas.

Ribera calcula que en ocho o nueve meses estará operativo el gasoducto para llevar gas a Europa

El proyecto de interconexión gasista entre España y Francia tiene ya una fecha tentativa, según informó este viernes la vicepresidente tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, en medio de una entrevista en TVE.

“La interconexión por los Pirineos catalanes puede estar operativa en ocho o nueve meses del lado de la frontera sur. Por eso es fundamental ir de la mano de Francia”, expresó un día después de que el canciller alemán, Olaf Scholz, apostase por la creación de un gran gasoducto que uniese los dos países para importar gas desde la Península como alternativa al suministro ruso. Sin embargo, esta estimación de tiempo es solo del lado sur de los Pirineos, pues Ribera considera que Francia debería ocuparse de su territorio. “Tiene poco sentido que nosotros corramos mucho si, del lado francés, se convierte en un callejón de salida porque no hay manera de evacuar ese gas", agregó.

De igual forma, confía en que la “emergencia energética” que azota a la Unión Europea reactivará el proyecto Midcat, cuyas líneas básicas se trazaron hace una década y que nunca se llevó a cabo por la oposición de Francia y por la falta de interés de España.

Además, considera las declaraciones del canciller Scholz como un “manifiesto de que las interconexiones en la Unión Europea no son una cuestión bilateral”, sino algo que involucra a otros países comunitarios.

Otras alternativas

Ante esta construcción de gran inversión y largo plazo, la ministra plantea dos opciones para hacer frente a la crisis energética; la primera es mejorar la infraestructura que ya existe a través del País Vasco con la instalación de “un compresor adicional” que permita aumentar entre un 20% y un 30% la capacidad de España de exportar gas hacia Francia.

Por otro lado, la responsable de energía del Ejecutivo sugiere fortalecer el “puente marítimo” para que las infraestructuras existentes puedan recibir más barcos metaneros que transportan gas licuado desde España hasta otros lugares de Europa. Asimismo, Ribera confía en que “desde diciembre” sea posible “aprovechar” mejor los “recursos” del puerto de Gijón para elevar el envío de gas por barco al resto del Viejo Continente. @mundiario

Ribera calcula que en ocho o nueve meses estará operativo el gasoducto para llevar gas a Europa
Comentarios