Buscar

El representante fiscal en Suiza, figura más necesaria que nunca

Desde el 1 de enero de 2018 algunos aspectos para actuar en Suiza han cambiado.

El representante fiscal en Suiza, figura más necesaria que nunca
Banderas en Ginebra, Suiza. / Pixabay
Banderas en Ginebra, Suiza. / Pixabay

Firma

Rob Ferry Jr.

Rob Ferry Jr.

El autor, ROB FERRY JR., escribe para el Área de Publirreportajes de MUNDIARIO, donde también coordina los contenidos patrocinados. @mundiario

La república federada de Suiza continúa siendo por octavo año consecutivo la economía más competitiva, según el World Economic Forum (WEF). Además, es el cuarto país más rico del mundo, según su PIB per cápita, con 83.718 dólares estadounidenses (datos de 2017) y cuenta con grandes centro financieros en cuatro de sus ciudades: Zúrich, Basilea, Ginebra y Lugano.

No es raro, por tanto, que Suiza acoja a algunas de las corporaciones multinacionales más grandes del mundo como por ejemplo Nestlé, Novartis, Hoffmann-La Roche o Adecco.También destacan los bancos mundiales UBS AG, Servicios Financieros Zúrich, Credit Suisse Group, Swiss Re y los grupos relojeros Swatch y Richemont.

Sus cantones (o lo que es lo mismo, estados, 26 en total) ofrecen numerosos incentivos fiscales para que las empresas establezcan sus operaciones e inviertan en sus jurisdicciones. Algunos de ellos llegan a eximir de impuestos a las nuevas empresas durante un período que puede llegar hasta los 10 años. Por eso Suiza es un destino atractivo para la inversión extranjera, las cuales no se someten a ningún proceso de selección ni existen preferencias sectoriales o geográficas.

Las formas jurídicas de empresa preferidas por los inversores son las sociedades anónimas (société anonyme / Aktiengesellschaft) seguidas de las empresas de responsabilidad limitada (SARL / Gesellschaft mit beschränkter Haftung (GmbH)). En algunos casos la GmbH suiza puede estar exenta de impuestos si es estructurada como un holding empresarial. Las leyes suizas, además,  no limitan el número de propietarios extranjeros ni su nacionalidad, pero la junta directiva de una empresa registrada en el país debe constar de una mayoría de ciudadanos suizos residentes en Suiza. Los propietarios de empresas de responsabilidad limitada o GmbH son incorporados en un fichero del Registro de Comercio y en caso de que las acciones estén en manos de un fiduciario profesional, éste tendrá que mantener toda la información actualizada y mostrarla periódicamente a las autoridades de prevención del lavado de dinero.

También es importante saber que, para evitar el mal uso de su economía liberal, el gobierno suizo ha introducido unas directrices de diligencia en el sector bancario por las que los bancos deben identificar al propietario de los beneficios de los fondos invertidos. Además el gobierno ha dado instrucciones a los bancos suizos para que abandonen las cuentas anónimas numeradas, para que guarden los historiales bancarios durante los diez años posteriores al cierre de una cuenta y para que se abstengan de ayudar activamente a sus clientes en la evasión fiscal.

Desde el 1 de enero de 2018, todas las empresas establecidas en Europa y a nivel internacional, que no tengan ningún establecimiento estable en Suiza y realicen un volumen de negocios en el territorio suizo y a nivel mundial mínimo de 100.000 CH (aproximadamente  85.000 EUR), deben someterse al IVA en Suiza. En tal caso, la legislación suiza exige que el empresario esté representado fiscalmente en Suiza. Por todo lo expuesto la importancia de contar con un representante fiscal en Suiza se torna imprescindible.

RISTER Sàrl es una sociedad fiduciaria que se encuentra situada en Ginebra y que está especializada en la creación y la administración de sociedades para una clientela suiza e internacional. Su ámbito de competencia cubre el conjunto de la administración de una empresa, a nivel cantonal, federal e internacional al mismo tiempo.

Contar con un buen asesoramiento es una de las claves del éxito para la constitución de una sucursal o una filial y el desarrollo e implantación definitiva en Suiza.