La regulación de criptomonedas en la mira de la Unión Europea

UE.
UE.
Coincidiendo con la intensificación de la actividad en la compra/venta e inversión en el bitcoin en los últimos meses, la Unión Europea ha tomado la iniciativa de emitir un borrador de 168 páginas donde mencionan las regulaciones que buscarían aplicar a la actividad con criptomonedas.
La regulación de criptomonedas en la mira de la Unión Europea

Durante el último trimestre del 2020, las criptomonedas han sido el principal tema de conversación en el mundo de las finanzas, tras el aumento de valor del bitcoin.

Tal viene siendo la importancia que vienen ganando en el mundo, que son cada vez más los gobiernos que se manifiestan respecto a la regulación de las mismas en su territorio.

Solo en España, ¡ya hemos visto la limitación del apalancamiento de las criptomonedas en dos oportunidades durante el 2019!

Coincidiendo con la intensificación de la actividad en la compra/venta e inversión en el bitcoin en los últimos meses, la Unión Europea ha tomado la iniciativa de emitir un borrador de 168 páginas donde mencionan las regulaciones que buscarían aplicar a la actividad con criptomonedas.

Lejos de buscar limitar la actividad en el continente, la Unión Europea estaría buscando aplicar un marco legal que proteja tanto a los usuarios, a las empresas y a los gobiernos que emiten este tipo de activos.

A continuación los puntos más importantes:

1. Mayor Protección En Plataformas de Inversión y Exchange

La mayor preocupación de los inversionistas de criptomonedas es la elección de una plataforma que les garantice la seguridad de su dinero.

Ante esta situación, la Unión Europea exigiría que las plataformas que operen dentro de su territorio deban tener una oficina en alguno de los países que forman parte de ella.

Claro, esto no limitará a que los residentes de la UE puedan buscar y usar plataformas de otros continentes.

Lo que buscaría esta norma es prohibir que las plataformas de exchange fuera del territorio realicen campañas de publicidad y captación de usuarios dentro de la Unión Europea, ya que no sería posible garantizar la seguridad de sus operaciones.

2. Blindaje A Las Stablecoins

Las Stablecoins son un tipo de dinero virtual que no se ve afectado por el mercado. Como su nombre lo dice, el valor se mantiene estable siempre.

La creación de este tipo de activo digital ha llamado la atención de las principales empresas de tecnología, empezando por el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg.

Zuckerberg anunció este año que viene desarrollando una StableCoin llamada Diem. Esto ha activado las alarmas debido a la desestabilización que puede causar al sistema financiero de los países y a las empresas desarrolladoras.

Ante ello, la Unión Europea ejemplifica el peligro de la siguiente manera:

Si alguien adquiere una stablecoin por 10 euros, su dinero se quedará guardado en la entidad creada por la stablecoin. Este dinero sería ingresado en depósitos bancarios o invertido en la deuda externa del país donde se desarrolla la compañía.

Pero, ¿Qué pasa si después de un gran volumen de actividad con esta stablecoin, la gente decide retirar sus fondos al mismo tiempo y recuperar sus euros invertidos?

La respuesta es simple: Se distorsionaría el mercado y podría causar un grave daño económico a la empresa emisora.

Ante este peligro, lo que el borrador sugiere es lo siguiente:

Las empresas emisoras deberán tener oficinas en la Unión Europea y pedir permisos de operación a las autoridades nacionales.

Después de que este pedido sea analizado, cada autoridad podrá rechazar proyectos que representen un "potencial riesgo para la estabilidad financiera.

Antes de que algún proyecto sea aprobado, deberá pasar por supervisión no solo de las autoridades del país, sino también del Banco Central Europeo (BCE), el Supervisor Europeo del Estado (ESMA) y la Autoridad Bancaria Europea (EBA)

3. Exigencias A Empresas Creadoras de Nuevas Criptomonedas

Así como las criptomonedas dan de qué hablar por su desarrollo en el mundo financiero, también lo han hecho debido numerosos fraudes que hemos visto desde su aparición.

Una de las formas más comunes es a través de la creación de empresas con la llamada Initial Coin Offering (ICO).

Lo que hacen estas empresas son proyectos de criptomonedas con ciertas características y permiten que las personas puedan ponerle un precio inicial al valor de la misma. Lamentablemente, muchas veces estos proyectos no están respaldados por una actividad de negocio y quiebran, mientras que otros son directamente una estafa.

Lo que la Unión Europea propone para evitar este tipo de riesgos para usuarios de criptomonedas dentro de su territorio son las siguientes:

> Exigir un White Paper: Se trata de un documento donde la empresa debe enumerar y fundamentar las características y los riesgos que su propuesta de criptomoneda pueda tener en el mercado.

> Contar con una oficina o estar basadas en la Unión: Caso contrario no podrán buscar ejercer funciones en este territorio.

La empresa tendrá que presentar toda esta información ante las autoridades del país donde operarán y deberán pasar por un proceso de análisis para conocer si el proyecto será aprobado o no.

Este proceso será obligatorio para todas las empresas que trabajen con ICO, salvo las pequeñas empresas que no superen el equivalente a un millón de euros en operaciones en doce meses o estén dirigidas exclusivamente a profesionales o a menos de 150 inversores.

Estas medidas han sido bien recibidas por especialistas en el mundo de las criptomonedas y se espera que sean publicadas en un proyecto de ley tarde o temprano.

Mientras tanto en España, la actual regulación de criptomonedas se encuentra enfocada en los inversionistas y negociadores de las mismas, exigiendo que sus operaciones sean declaradas así se realicen fuera del país.

 

La regulación de criptomonedas en la mira de la Unión Europea
Comentarios